Enfermeros del sistema público porteño realizaron hoy una conferencia de prensa en la puerta del Hospital General de Agudos José María Penna, donde se encuentra internado por coronavirus un trabajador de la salud con asistencia respiratoria mecánica (ARM), para reclamar ser “atendidos y reconocidos como corresponde” por las autoridades de la Ciudad.

“La convocatoria de hoy es para visibilizar la situación que atravesamos y reclamar al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el reconocimiento como personal profesional de salud, salario acorde a la canasta básica, atención médica adecuada, pensión a los familiares de los fallecidos”, informó a Télam Beatriz, enferma profesional del Hospital Penna, quien pidió a Télam mantener su apellido en reserva, se refirió también a las “persecuciones” cuando se busca hacer público el reclamo de esos trabajadores de la salud.

De acuerdo con esa enfermera, “los elementos de protección que nos da el gobierno de la Ciudad no nos sirven; no nos protegen”, y son los propios trabajadores hospitalarios quienes deben “poner plata del propio bolsillo para indumentaria, calzado y ambos”.

La mujer indicó que uno de los principales reclamos del sector es que “se le dé una pensión a los familiares de los enfermeros fallecidos, que se nos reconozca como enfermeros profesiones y, principalmente, que nos aumenten el sueldo”.

“Tenemos un sueldo básico de 30 a 35 mil pesos, depende la categoría y la antigüedad, tenemos un sueldo por debajo del nivel de pobreza y estamos en la primera línea de fuego trabajando. Muchos estamos con licencia psiquiátrica por ataques de pánico y no nos reconocen los días”, se lamentó Beatriz.

La enfermera, que lleva 26 años en esa profesión, dijo que el pedido que los convoca es que “Marcelo Salinas, el compañero que está internado tenga la oportunidad de recuperarse porque muchos no tuvieron esa posibilidad”.

En este punto, relató que hace cerca de un mes una compañera falleció “esperando un respirador y un traslado durante 48 horas; no tuvo oportunidad de vida”.

“Salimos sin bandera política ni sindical, somos autoconvocados peleando en las calles por nuestros colegas y por lo que nos corresponde”, advirtió la mujer