Las autoridades sanitarias de Bolivia informaron hoy que la cepa P1, la variante brasileña del coronavirus, está presente en varias regiones del país, donde desde el comienzo de la pandemia se reportaron más de 13.000 decesos y unos 332.000 casos, mientras avanza en su campaña de vacunación.

“Nosotros hemos estado enviando constantemente las nuevas muestras, ya han llegado los resultados que establecen que sí existe la nueva variante (brasileña del coronavirus) en varias regiones. Seguimos tomando muestras y seguimos enviando”, declaró este lunes el ministro de Salud, Jeyson Auza, en declaraciones a la prensa local.

Las autoridades sanitarias confirmaron el dato luego de recibir los resultados de la “secuenciación genómica” o estudios de los laboratorios de Argentina y Brasil, donde fueron enviadas las muestras de personas con síntomas de la enfermedad, pero propios de la nueva variante.

La información se conoce luego de que el 21 de abril el Gobierno boliviano confirmó la presencia de la cepa B.1.1.7, la cepa británica del coronavirus, mientras aún no se tenían datos confirmados sobre la llegada de la P1.

La variante brasileña del coronavirus es considerada como más infecciosa y se caracteriza por afectar en mayor parte a personas jóvenes. Es originaria del estado de Manaos, en Brasil, el tercer país más golpeado por la pandemia, con más de 15,5 millones de casos y casi 436.000 muertos.

Según un último reporte del Ministerio de Salud, Bolivia acumula 13.517 decesos y 332.567 casos desde marzo de 2020, cuando se reportaron los primeros contagios.

El país vecino comenzó el proceso de vacunación a fines de enero y desde entonces se aplicaron 821.241 primeras dosis y 285.484 de la segunda a personal sanitario de primera línea, enfermos crónicos y mayores de 50 años de entre una población de más de 11 millones de habitantes.

El Gobierno planea inmunizar al 100% de su población vacunable que es alrededor de 7,2 millones de personas, por lo que quiere adquirir un total de 15 millones de aplicaciones.

El país recibió hoy 321.000 dosis de la vacuna china Sinopharm, el tercer envío de este tipo en una semana, que eleva a 2,6 millones las dosis adquiridas para inmunizar al 25% de su población vacunable cuando el país afronta el tercer pico de contagios.

La recepción de los inmunizantes se produjo en el Aeropuerto Internacional de El Alto, ciudad vecina de La Paz, con la presencia del presidente Luis Arce; el embajador de China en Bolivia, Huang Yazhong, y el canciller Rogelio Mayta.

“Estamos contentos que se haya cumplido todo el cronograma (…) aquí están todas las vacunas que nos hemos comprometido, ahora la tarea es vacunar”, dijo Arce

Con este último envío, Bolivia recibió 1,7 millones de inyecciones de Sinopharm, un millón en la última semana, mientras que las restantes llegaron los meses anteriores en distintas fases y las unas 200.000 fueron donación del Gobierno chino, detalló a los medios el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

El funcionario mencionó también que a esto debe añadirse unas 500.000 vacunas rusas Sputnik V y aquellas que llegaron a Bolivia como parte del Mecanismo Covax de las Naciones Unidas, del tipo AstraZeneca y Pfizer, con lo que se llega a más de 2,6 millones de dosis suficientes para aplicar “al 25 % de la población vacunable”.