Federer perdió en su regreso al circuito, en Ginebra: fue 6-4, 4-6 y 6-4 ante el español Pablo Andújar.

Roger no jugaba en polvo de ladrillo desde Roland Garros 2019, cuando cayó en la semifinal ante el español Rafael Nadal.

“Es bueno estar de vuelta en la cancha, pero después perdés un partido como éste y estás abajo. Nunca te sentís bien. Tenía muchas ganas de jugar aquí, de eso no hay duda”, agregó Federer en la conferencia de prensa posterior al partido.

“Hubo momentos en los que estaba realmente feliz de entretener al público y pensando en el largo camino que recorrí para volver. Claro, es gratificante estar de regreso en una cancha de tenis. Pero espero algo mejor de mí mismo. Siento que en los entrenamientos he jugado mejor, incluso en las prácticas aquí. Pero los partidos son algo diferente”, agregó.

El de hoy fue el tercer partido en 15 meses de Federer, tras dos operaciones de rodilla. Roger había jugado por última vez en marzo de este año, en Doha, donde alcanzó los cuartos de final. Ahora su objetivo es Roland Garros, dentro de dos semanas.