Desde la otra orilla del Río de la Plata se solidarizan con los productores de la Argentina, pero aseguran que junto a Brasil se beneficiarán del cierre de las exportaciones de carne vacuna que anunció el Gobierno de Alberto Fernández por 30 días

De este lado del Río de la Plata aseguran que es un volver a pasado; instalar a la Argentina nuevamente en 2006. Ese año también se anunció el cierre de las exportaciones de carne vacuna y los efectos negativos de la medida en la cadena de ganados y carnes afectaron además a los consumidores porque el precio de la carne en vez de bajar se disparó por la menor oferta en el mercado. En aquel momento, el lugar que dejó la Argentina en el mercado internacional fue aprovechado por los vecinos: Brasil, Paraguay y Uruguay.

Por eso, hoy desde el otro lado del Río de la Plata, festejan.

Desde anoche, en la industria de la producción agropecuaria de Uruguay el único tema de debate es la decisión que adoptó el Gobierno argentino de cerrar por 30 días la exportación de carne vacuna. Una medida que hoy tuvo su correlato con la decisión del campo de frenar las ventas por nueve días.

“Festeja Uruguay: un cierre por 30 días dejaría lugar solamente para realizar embarques aéreos de Cuota 481, la cuota de carne enfriada a Europa más cara que tiene Argentina. En Junio se abría la ventana trimestral de esta cuota, que no tiene aranceles”, escribió en Twitter Darío Colombatto, nutricionista, consultor ganadero y profesor titular de Bovinos de carne en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

“A Uruguay exportador lo va a beneficiar, porque que Argentina se autoexcluya del mercado internacional con lo demandado que está, lo que es lógico que ocurra es que falte carne” (García Pintos)

El especialista en temas ganaderos locales también recordó que los integrantes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que realizan una ardua tarea para conseguir la habilitación de decenas de frigoríficos para exportación a distintos países. “Esto tira mucho del trabajo por la borda”, agregó. Lo cierto es que el Gobierno volvió a elegir un camino que parece equivocado en su lucha de bajar la inflación y otros países se beneficiarán de la medida.

En diálogo con este medio, Gerardo García Pintos, ex presidente de la Asociación Rural de Uruguay, ex presidente de la Confederación de Cámaras Empresariales y productor agrícola-ganadero, dijo que “es una mancha para la región que es proveedora de alimentos. No está bueno para la región en términos de imagen internacional de la región, que se suma a otras cosas negativas que ya tenemos”.

Sobre si la medida de Argentina beneficiará o no al país vecino, García Pintos señaló: “A Uruguay exportador lo va a beneficiar, porque que Argentina se autoexcluya del mercado internacional con lo demandado que está, lo que es lógico que ocurra es que falte carne. Por ese lado, como hemos visto en otras oportunidades, Uruguay, Australia los va a beneficiar porque quita competencia”.

Y agregó: “Yo no soy de los que festejan desgracias ajenas porque son artificialidades que duran poco tiempo y no suman. Y quiero transmitir nuestra solidaridad con los productores argentinos en una situación dificilísima”.

Un tema que se habla en ambas orillas del Río de la Plata es lo relacionado a la Cuota 481. Se trata de un cupo de 48.200 mil toneladas de carne de feedlot de calidad superior, fresca, refrigerada o congelada repartidas trimestralmente en sub-cuotas de 12.050 toneladas de peso producto, entre todos los países habilitados por la Comisión Europea. Argentina y Uruguay son actores principales en ese mercado y al retirarse uno de los grandes actores, beneficia al resto. “Los australianos y los brasileños, salen beneficiados. Con la desgracia argentina nos vamos a beneficiar en el corto plazo”, resumió García Pintos.