Se sumaron 17 respiradores lo que permitirá ampliar aún más la cantidad de plazas.

En el marco de la estrategia sanitaria que el gobierno de la provincia lleva adelante durante la pandemia de Coronavirus, el Ministerio de Salud continúa con la expansión de camas críticas y refuncionalización de los hospitales santafesinos.

De esta forma, desde el embate de la primera ola a esta segunda por la cual está atravesando todo el país, el número de camas de las Unidades de Terapias Intensivas (UTI), aumentó en 92 plazas. Es decir que se pasó de un total de 373 a 465 camas críticas en los efectores provinciales.

Al respecto el director de Tercer Nivel de Salud, Rodrigo Mediavilla, indicó que “hay dos indicadores, el aumento de las camas o disminuimos los enfermos, en la necesidad de expandir el sistema de salud en el contexto de esta pandemia, se amplió en toda la provincia la cantidad de camas de terapia intensiva producto de que esta segunda ola tiene más contagiosidad, entonces tras el aumento de los contagios hizo necesaria esta estrategia”.

“Los respiradores se distribuyeron en los hospitales Cullen, Iturraspe, Iturraspe de campaña de la ciudad de Santa Fe; el Jaime Ferré de Rafaela; Centenario y Provincial de Rosario, Venado Tuerto y Firmat. Esta amplitud que se llevó a cabo en todo el territorio santafesino, tiene la finalidad de que ningún santafesino o santafesina quede sin ser atendido ante la emergencia sanitaria”, continuó.

“Recordemos que cada una de las camas que se amplia tiene un universo de insumos físicos, respiradores, monitores, bombas de infusión y quienes lo llevan adelante es el recurso humano el cual se encuentra exhausto, sin embargo sigue al frente de la primera línea realizando un gran esfuerzo, y un trabajo incondicional. A ellos y ellas les transmitimos un gran agradecimiento por toda la tarea que están llevando adelante”, agregó.

En este sentido, el funcionario concluyó: “Le pedimos a la población que acompañe desde su lugar respetando las medidas sanitarias con el lavado de manos, uno del barbijo, distanciamiento social y evitando reuniones, esta es la única forma de contar con la cadena de contagios y desestresar el sistema público de salud”.