Los presidentes de los Bloque de Senadores y Diputados de la UCR, Felipe Michlig y Maximiliano Pullaro coincidieron en que “el gobierno de Santa Fe tuvo 14 meses para evitar que la segunda ola provocará un colapso del servicio sanitario.

¿Es razonable que falten respiradores en una provincia con el presupuesto que cuenta Santa Fe? ¿Era imposible desarrollar un plan de asistencia a comercios e industrias que serían afectadas por las restricciones? El gobierno tiene todo para dar respuestas a las urgencias que impone una pandemia, pero millones de pesos siguen en un plazo fijo”, se preguntaron a través de un comunicado conjunto.

“¿Hasta cuando la Provincia le va a exigir a los comerciantes, profesionales y emprendedores que cierren sus negocios o restrinjan sus actividades cuando no existe un plan de asistencia efectivo? Son preguntas que el gobierno de Santa Fe no responde y prefiere las excusas y hablar de lo imponderable, de que nadie puede prepararse para una pandemia. Sin reconocer que tuvieron tiempo y recursos que no supieron administrar”.

A 14 meses estamos peor y predomina la angustia.

“A 14 meses del inicio de las diferentes medidas para enfrentar los efectos de la pandemia, en Santa Fe predomina la angustia por el aumento de contagios, y la angustia de miles de santafesinos que no pueden ejercer sus actividades que le dan sustento económico”.

“Catorce meses después estamos peor, el sistema Sanitario colapsó y Perotti se quedó a mitad de camino de todo. Con una sociedad asfixiada por la crisis económica y el personal sanitario colapsado por la falta de respuestas del Gobierno que tiene la responsabilidad de gestionar el Estado”.

Prefieren privilegiar la cuenta bancaria

“Omar Perotti subestimó la situación y prefirió privilegiar la cuenta bancaria antes que ampliar lo necesario el sistema de Salud. Predios que podrían ser usados para hospitales de campaña, dinero con el que se podrían haber conseguido más suministros y la decisión necesaria para disponer personal que alivie de las tareas elementales a los más esenciales. Todo eso hoy no está”.

“En el tiempo transcurrido, las medidas fueron tardías, insuficientes y asfixiantes. Los controles necesarios para hacer cumplir las reglas hicieron agua y desde la Provincia se trasladó la responsabilidad a Municipios y Comunas cada vez más agobiadas”.

Insuficiente ayuda

“En el primer semestre del año pasado aprobamos planes de asistencia para comerciantes, profesionales, industriales, monotributistas, docentes, personal sanitario, sectores del turismo y la hotelería. Leyes que habilitaban al Gobierno Provincial a acceder a financiamiento por 65 mil millones de pesos; un fondo de emergencia por 3 mil millones y el dinero que aportó Nación”.

“Hoy nos dicen que tenemos que volver a poner la provincia en pausa cuando algunas actividades ni siquiera arrancaron. El sistema sanitario está colapsado, el personal saturado, los comercios quebrados, las industrias fundidas, los trabajadores desesperados y volvemos con las clases a la virtualidad”.

“Catorce meses después subestimaron la pandemia, estamos peor y el Gobierno de Omar Perotti sigue pidiendo esfuerzos con la plata en el banco”. Concluyeron.