Sabrina Rojas y Luciano Castro se separaron tras una década de amor y dos hijos en común. Ya habían tenido una fuerte crisis en 2019 y parece que la convivencia se hizo muy difícil en el último tiempo.

Sabrina Rojas y Luciano Castro decidieron ponerle punto final a su matrimonio. Luego de más de una década juntos y dos hijos en común, coincidieron en que eso era lo mejor para la familia, pero conservan un buen vínculo. La noticia fue confirmada por Ángel De Brito en su programa, que aclaró que el galán ya abandonó la casa que compartían para instalarse en otra solo.

“Nos separamos hace un tiempito ya. Pero bien. Estamos bien los dos. Nos van a ver mil veces juntos porque nos separamos como pareja, no como familia”, le confió la modelo.

La rubia también señaló que su idea es seguir compartiendo momentos por el bienestar de sus nenes. Fueron a almorzar afuera y también comen juntos en la propiedad donde vivían para que tanto Esperanza como Fausto no se pongan mal. “Después la vida dirá”, sostuvo sobre una posible reconciliación.

La crisis más fuerte que tuvieron fue en el verano de 2019. Sin embargo, eligieron viajar a Mar del Plata para vacacionar como todos los años, aunque ya no dormían en la misma cama. Con el correr de los días se los empezó a ver más mimosos en las playas y fueron retratados a los besos.

“Somos una pareja totalmente común, no somos Marcelo Tinelli ni tenemos estrategias de prensa, hacemos lo que podemos. Hay un desgaste de la vida, no hay una fecha. La rutina trae un desgaste tremendo, pero no pasó nada. Hubo hastío”, se la escuchó decir a Rojas antes de la reconciliación.

En aquel entonces aparecieron unos mensajes muy sospechosos en su cuenta de Instagram. “Por fin me voy a librar. Te voy a sacar la careta. Te respeté mucho tiempo. Lloré y callé. Lamento todo lo que va a suceder después. No por vos, por la gente que realmente te quiere y por todos los que creen que sos una gran persona. Psicópata, violento, drogadicto”, se leyó. Sin embargo, Rojas no tardó en decir que la habían hackeado.


“Lo voy a defender siempre porque es buen tipo y no es eso que alguien puso. Fue una maldad por hacer una maldad, no fue alguien que haya tenido un tema personal con Luciano. Él es muy malhumorado pero de ahí a ser violento es otra cosa”, aclaró.

Luciano y Sabrina se conocieron en 2010 cuando ambos compartieron el escenario de la obra Valientes en Mar del Plata. A los dos años tuvieron su primera gran crisis, cuando a él se lo vinculó con su compañera de elenco de Herederos de una venganza, Romina Gaetani. Fue un impasse pasajero. Al año llegó Esperanza y después Fausto y la familia quedó conformada. En 2016 dieron el “sí, quiero” ante la ley con una boda secreta y tuvieron una luna de miel en República Dominicana.