La secretaria de Control Carolina Labayrú encabezó la inspección y contó que la gerencia del centro comercial tomará algunas medidas para evitar la aglomeración al aire libre.

En medio de los controles por el endurecimiento de las restricciones al movimiento en la ciudad y en la provincia, la Municipalidad busca terminar con las largas colas de personas que esperan sobre la peatonal Córdoba para ingresar a la Falabella y que son un contrasentido en este momento de la pandemia de coronavirus.

La secretaria de Control municipal, Carolina Labayrú, encabezó la inspección de este jueves a la mañana y aseguró a Rosario3 que hubo una buena recepción de la gerencia del centro comercial que se comprometió a tomar algunas de las medidas indicadas.

Labayrú señaló que la firma fue intimada para que la hilera exterior no supere los límites del inmueble sobre Córdoba y llegue hasta la galería lindera.

Entre otras medidas, se dispuso ampliar la capacidad interior que estaba muy por debajo del 30% del aforo permitido y abrir ventanas para ventilar el interior. El local tiene 10 mil metros cuadrados y si se aprovecha el espacio no es necesario que las decenas de personas que suelen hacer cola esperen afuera.

“Le informamos a la gerencia que el decreto provincial con las restricciones tiene plena vigencia y deben cumplirse las normas sanitarias en el interior y en el exterior del negocio”, señaló la secretaria.

Otro de los puntos que Falabella mejorará será la entrega de turnos que se sacan con la app de la firma y esos clientes ingresan por la entrada de Sarmiento sin hacer cola.

Aumentar esos cupos, sumar presencia en el interior con una mejor distribución de los espacios y hacer uso del aforo permitido, son parte de las medidas para terminar con las largas colas en medio del microcentro, una imagen contradictoria en este momento de limitaciones a cualquier aglomeración o movimiento innecesario.