El documento digital, que permitirá los viajes entre países del bloque, contendrá información sobre vacunación, test de PCR recientes y anticuerpos por haber una infección del virus. Entraría en vigor el 1 de julio

Los países de la Unión Europea (UE) y el Parlamento Europeo llegaron el jueves a un acuerdo sobre el formato de un certificado sanitario de viaje que recoja información sobre si su portador ha recibido la vacuna contra el COVID-19, tiene un test PCR negativo reciente o anticuerpos tras recuperarse de una infección.

”Fumata blanca: tenemos un acuerdo sobre la propuesta de la Comisión para un certificado covid digital. Doy la bienvenida al acuerdo provisional de hoy alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo. Logramos esta nueva herramienta en tiempo récord para salvaguardar la libertad de movimiento para todos los ciudadanos”, escribió en Twitter el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders.

Según el acuerdo final, los Estados miembros no impondrían en principio cuarentenas o medidas restrictivas adicionales a los portadores de este certificado, pero se reservan la capacidad de hacerlo de manera proporcionada si tales medidas están justificadas por la situación epidemiológica.

El documento, que será multilingüe y se expedirá tanto en soporte digital como físico, se llamará “Certificado digital Covid de la UE” y será aplicable en el conjunto de la UE a partir del 1 de julio, según confirmaron a Europa Press fuentes europeas.

”Sin perjuicio de la competencia de los Estados miembros de imponer restricciones de acuerdo con la salud pública”, los países “evitarán imponer restricciones adicionales a los viajes (…) a no ser que sean necesarias y proporcionadas para salvaguardar la salud pública en respuesta a la pandemia de covid-19”, se indica en el texto final.

El acuerdo alcanzado entre los negociadores del Consejo y de la Eurocámara deberá aún ser validado por los 27 estados miembro del bloque y por el pleno del Parlamento Europeo.

Además, el Parlamento supranacional y los Estados pactaron emplear fondos comunitarios para financiar las pruebas de covid-19 necesarias para obtener el certificado, de forma que se elimine parcialmente la discriminación económica entre quienes ya han sido vacunados y no tienen que hacerse una PCR y quienes aún no han podido acceder a la inmunización y, por tanto, deben presentar un test negativo para viajar.

El dinero, unos 100 millones de euros según la última propuesta de la Comisión, se canalizaría desde el Instrumento de apoyo de emergencia, creado para permitir el apoyo directo a los Estados miembros de la UE en sus esfuerzos por abordar la pandemia, así como una gestión coordinada de las necesidades relacionadas con la salida y recuperación de la crisis de la covid-19.

Turistas de terceros países

Además, la Unión Europea dio este jueves luz verde a la apertura de las fronteras a los viajeros de terceros países que se hayan vacunado con uno de los fármacos aprobados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) o que provengan de lugares con una incidencia acumulada de 75 casos por cada 100.000 habitantes, lo que alcanzará a países como Estados Unidos.

Para poder entrar a la UE, las personas se tendrán que haber vacunado al menos 14 días antes y, según la decisión anunciada ayer y adoptada formalmente hoy, también se aceptarán los fármacos autorizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los que se encuentra la vacuna china Sinopharm.

El acuerdo alcanzado a nivel comunitario, no obstante, es totalmente voluntario, ya que el control de las fronteras es una competencia estrictamente nacional, por lo que, en último término, cada país podrá adoptar las medidas que crea convenientes.