Un hombre de 41 años y su hija de 14 vivieron momentos de terror la noche del jueves cuando fueron sorprendidos por ladrones que ingresaron a su domicilio en Lisandro de la Torre al 2900, esto es, en pleno centro de la ciudad.

Del caso se supo casi de manera fortuita, cerca de las 21, cuando una repartidora de Pedidos Ya fue al encuentro de dos policías que se encontraban recorriendo de a pie la zona de peatonal San Martín y Mendoza.

La mujer relató que momentos antes había ido a llevar un encargo hasta el citado domicilio pero el dueño de casa no le pudo pagar alegando haber sido víctima de un violento robo.

Así las cosas los uniformados fueron hasta dicho inmueble donde entrevistaron al propietario quien narró que tres desconocidos (uno de ellos vestía uniforme policial) irrumpieron en el lugar siendo encerrado y maniatado en el baño junto a su hija. 

Agregó que una vez que pudo liberarse de las ataduras se comunicó con su hermano a quien le pidió que concurra al lugar. Poco después constataron el faltante de 11 mil dólares en efectivo.

De lo ocurrido fue informada la fiscal en turno quien dispuso la intervención del personal de la AIC que fue hasta el lugar y secuestró el teléfono celular de la víctima, entre otras labores propias de la pesquisa.