Un grupo de submarinistas y turistas observan el forcejeo entre orcas y delfines en el golfo de California y la acción acrobática de uno de los atacantes.

Las habilidades de caza de las orcas (Urcinus orca) son realmente extraordinarias. Los innumerables documentales sobre esta especie mal llamada ballena asesina (nunca nos cansaremos de repetirlo) han confirmado en los últimos años la variedad de tácticas que ponen en práctica estos grandes pero ágiles cetáceos odontocetos (quizás ya no hace falta decir que tienen dientes).

Los documentales profesionales, al estilo de los famosos de National Geoghaphic, ya han demostrado calidad y escenas sorprendentes en múltiples ocasiones. Entre las escenas de orcas en acciones de caza más recientes y atractivas se encuentra la de un grupo de 70 de estos depredadores marinos acorralando a una cría de ballena azul en Australia el pasado mes de abril, ver en La Vanguardia.

En todo caso, no es habitual que aficionados o turistas consigan captar momentos de la vida de las orcas que literalmente nos dejen con la boca abierta.

Acción de caza en grupo
Miguel Cuevas, un submarinista mexicano, se ha convertido -junto a sus colaboradores y amigos- se ha convertido este mes de mayo en uno de estos privilegiados observadores y cámaras accidentales.

Captura de imagen del momento en que la orca salta golpeando al delfín  .
El encuentro filmado se produjo en aguas del golfo de California Parque Nacional de Cabo Pulmo (Baja California Sur, México)

Los visitantes humanos se preparaban para una inmersión autorizada cuando observaron a un grupo de orcas persiguiendo a unos delfines de forma al parecer fortuita, las orcas acabaron acorralando a los delfines muy cerca de las embarcaciones, facilitando la acción del cámara aficionado.


Miguel Cuevas, colaborador de la agencia turística Cabo Pulmo Divers, comentaba la escena con sus compañeros sin apartar la cámara de las aguas cuando, en uno de los momentos estelares de la acción de caza, una de las orcas de mayor tamaño salta por los aires golpeando a uno de los delfines, que también sale del agua por el impacto.

Si se toma por separado la escena, parece que la orca ponga en práctica una demostración de acrobacia para sorprender a los visitantes pero, como comentan en el vídeo los presentes, es evidente que se trataba de una acción de caza.

La escena al completo es digna de un documental profesional pero el momento preciso en el que la orca sale del agua supera todas las expectativas, por lo menos, así lo demuestran los gritos y exclamaciones de admiración de los observadores, algunos de los cuales -como submarinistas profesionales en esta zona del golfo de California- han tenido numerosos encuentros con las orcas.

Miguel Cuevas ha difundido las imágenes y comentarios en redes sociales, en especial, en Instagram, además de explicar en diversos medios locales otros detalles del encuentro con los cetáceos. En For The Win Outdoors, de US Today, por ejemplo, se pone en boca de Cuevas que se observaron “al menos 10 orcas”, todas hembras, y durante las varias horas de la acción de caza solo murió un delfín. Algunos medios han especulado sobre la altura del salto pero según Cuevas, la orca artista podría haber alcanzado en su arco perfecto entre los 4 y 5 metros sobre el nivel del mar.