La querella que representa a la madre del ladrón muerto por los disparos del policía bonaerense Luis Chocobar tras el ataque a puñaladas a un turista estadounidense en 2017 en el barrio porteño de La Boca, pidió hoy la pena de prisión perpetua para el oficial al considerar que cometió un “homicidio agravado” en el marco de una “ejecución extrajudicial”, informaron fuentes judiciales.

El pedido fue formulado en su alegato ante el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2, por el abogado Pablo Rovatti, quien representa a la madre de Juan Pablo Kukoc (18) e integra el Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico de Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación.

Al pedir la máxima condena, el abogado querellante mantuvo la misma calificación de su requerimiento de elevación a juicio y lo consideró autor de un “homicidio agravado por haber sido cometido por un funcionario de policía con abuso de sus funciones”, contemplado en el artículo 80, inciso 9no. del Código Penal.

Según las fuentes, Rovatti alegó que Chocobar (33) mató a Kukoc “por la espalda” en lo que definió como una “ejecución extrajudicial” para hacer referencia a que se trató de un caso de “gatillo fácil”.

Tras el turno de la querella, en la jornada de hoy está previsto que alegue también la fiscal de juicio Susana Pernas.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la representante del Ministerio Público evaluará la responsabilidad que tuvo Chocobar en la muerte a balazos de Kukoc cuando escapaba del asalto al turista Frank Wolek (57).

El policía llegó al debate acusado por la fiscalía del “homicidio agravado en exceso del cumplimiento del deber” del delincuente, delito que prevé una pena máxima de 5 años de prisión, mientras que la querella de la familia del joven fallecido sostuvo desde un principio que se trató de un “homicidio agravado”, con pena de prisión perpetua, tal como solicitó hoy en su alegato.

La fiscal Pernas ya había alegado la semana pasada frente a los jueces Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete pero en referencia al hecho del asalto al turista y pidió 18 años de prisión para el cómplice de Kukoc -a quien no se identifica porque al momento del hecho tenía 17 años-, por el delito de “robo agravado cometido con armas, en concurso real con tentativa de homicidio criminis causa” de Wolek.

En tanto, el miércoles pasado, el defensor Albino Stefanolo solicitó que sea absuelto, dado que la única prueba que lo colocó en el lugar del hecho fue un solo testimonio.

“Pidió la absolución de su defendido por las deficiencias de la investigación, sin que pueda validarse la identificación del destinado. Coincido que la investigación fue muy deficiente”, tuiteó luego del alegato el abogado Fernando Soto, representante de Chocobar.

Ese hecho de robo a Wolek por el que terminó gravemente herido a puñaladas fue el que desencadenó, luego, la persecución en la que el policía disparó y mató a uno de los dos asaltantes.

El policía declaró hace dos semanas ante el tribunal y justificó su accionar, al asegurar que quiso evitar que Kukoc siguiera avanzando hacia él, ya que supuso que estaba armado y que disparó al piso.

En tanto, tras ese testimonio, la querella consideró que el acusado mintió “para intentar mejorar su muy comprometida situación”.

El asalto al turista estadounidense ocurrió el 8 de diciembre de 2017 a pocos metros de Caminito, en La Boca, por donde la víctima paseaba a pie con su cámara fotográfica y fue interceptada y apuñalada con fines de robo por dos delincuentes, el menor de edad y Kukoc.

Tras el ataque, ambos asaltantes salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, Kukoc fue interceptado a tres cuadras por dos transeúntes que habían visto el ataque.

Instantes después, llegó al lugar Chocobar, efectivo de la Policía Local de Avellaneda, quien se identificó y, según declaró luego, le pidió que se detenga, tras lo cual efectuó disparos, dos de los cuales alcanzaron a Kukoc en el muslo izquierdo y el mortal, en la zona de la baja espalda.