Shiva, de 18 años, tomó esta decisión debido a la falta de espacio que hay en su casa. El hecho ocurrió en Hyderabad, India.


Un joven indio de 18 años se contagió de coronavirus y para no infectar a sus familiares se “mudó” durante 11 días a un árbol. Allí construyó una plataforma con palos de bambú que ató a las ramas más sólidas.

Dado que muchas familias comparten una sola habitación que incluye la cocina y, a veces, incluso el baño, los pacientes con Covid positivo a menudo descubren que no tienen a dónde ir para aislarse.

Por eso, Shiva, como se conoce al joven, sumó una cama a su pequeño hogar y una soga para recibir comida y otros objetos que le enviaban por un balde. “Mi marido y yo trabajamos con pago diario, y tenemos otros dos hijos además de Shiva”, contó la madre, Anasuya, a uno de los medios locales.

“Él entendió que si nos infecta, será difícil para nuestra familia sobrevivir sin ganancias”, agregó

La mujer comentó además que cuando los médicos les dijeron que tenía que aislarse, se trasladaron cinco kilómetros al hospital más cercano, pero allí les dijeron que no tenían más espacio.

“Como la vivienda familiar tiene un solo baño, para sus necesidades fisiológicas Shiva iba al campo cuando comenzaba a anochecer”, expresó. El caso de Shiva fue difundido por los medios locales y las autoridades trasladaron al joven a un hostal reconvertido en centro de aislamiento.

Veera Shekar, miembro de la Oficina de la Estación de Policía, dijo: “No sabíamos que estaba viviendo así. Hay 13 aldeas y tener un centro de aislamiento en cada pueblo sería una tarea. Los funcionarios tendrían que visitar cada uno de ellos”.

Después de cumplir su período de aislamiento, Shiva podrá volver a su casa junto a sus padres y hermanos, cumpliendo con el objetivo de aislarse de ellos para evitar contagiarlos.