El Gobierno de Iván Duque ha denunciado una supuesta campaña internacional de desprestigio contra la fuerza pública colombiana.

La Embajada de Rusia rechazó este viernes (21.05.2021) los señalamientos del ministro colombiano de Defensa, Diego Molano, que vinculan a ese país con ciberataques contra páginas oficiales ocurridos durante las protestas contra el Gobierno de Iván Duque, que ya completan 23 días.

“Rechazamos completamente estas declaraciones. Tales acusaciones serias contra nuestro país, que consideramos totalmente infundadas y no respaldadas por pruebas concretas algunas no contribuyen de ninguna manera al desarrollo de relaciones tradicionalmente amistosas entre Rusia y Colombia”, dijo la representación diplomática en un comunicado.

El colectivo Anonymous reivindicó un ataque cibernético que tumbó durante horas las páginas del Ejército y el Senado en la primera semana de manifestaciones. No obstante, Molano afirmó en una entrevista con el periódico español El Mundo que “los ataques cibernéticos que se han perpetrado vienen de Rusia particularmente” y, este viernes, insistió en una declaración al diario El Tiempo que “hay información en las redes sociales de bastantes ataques y movilizaciones, desde Rusia”. Por su parte, la Embajada rusa expresó una “profunda perplejidad” por esas expresiones.

El Gobierno de Duque está bajo el escrutinio internacional por los excesos de la fuerza pública contra los grupos de manifestantes, en su gran mayoría jóvenes. Según la Defensoría del Pueblo, han muerto 42 personas y hay más de 1.700 heridas.

La organización Human Rights Watch (HRW) aseguró este viernes que tiene “denuncias creíbles sobre 58 muertes ocurridas en Colombia desde que comenzaron las protestas. Hasta ahora, hemos confirmado que 19 de estas muertes (18 manifestantes o transeúntes y un policía) tienen relación con las manifestaciones”, indicó en Twitter su director para las Américas, José Miguel Vivanco.

Molano, nombrado en el cargo en febrero en reemplazo de Carlos Holmes Trujillo, fallecido por COVID-19, enfrenta una moción de censura en el Congreso para responder por los abusos policiales. En tanto, la Administración Duque ha denunciado una supuesta campaña internacional de desprestigio contra la fuerza pública y la infiltración de grupos armados en las protestas.