El diputado nacional fue ingresado al Hospital Italiano a últimas horas de ayer y permaneció toda la noche. Según el centro de salud, se encuentra en buen estado y con “buena evolución clínica”.


El diputado nacional Máximo Kirchner fue internado el sábado en un hospital de la ciudad de La Plata por un cuadro de un cólico renal. De acuerdo al parte médico, el hijo de la vicepresidenta Cristina Kirchner se encuentra en “buen estado general” y con una “buena evolución clínica”.

“En el día de ayer hemos asistido e internado al paciente Máximo Kirchner, quien es derivado y acompañado por su médico de cabecera, por cuadro agudo que se interpreta como cólico renal, diagnosticándose mediante estudio de imágenes perinefritis incipiente y litiasis de 3 mm intravesical”, informó el Hospital Italiano en su comunicado oficial.

“Se realizan estudios de laboratorio y bacteriológicos, habiendo comenzado tratamiento con antibióticos. Buen estado general. Buena evolución clínica”, concluyó.

Hasta el momento, no se especificó si Máximo Kirchner será sometido a una cirugía o si se le aplicará algún tratamiento específico para tratar el problema de salud en el transcurso de la próxima semana.

Este episodio permitió recordar a dos hecho similares ocurridos en la última década. En el 2012, cuando entonces con 35 años había sido internado en el Hospital Austral de Pilar para someterse a una operación en una rodilla por una variedad de una artritis que le estaba causando dolores muy fuertes. El hijo del matrimonio Kirchner había realizado entonces un vuelo desde Río Gallegos a Buenos Aires para someterse a la operación.

Tres años más tarde, en noviembre de 2015, Máximo tuvo que ser operado en el sanatorio Otamendi del barrio porteño de Recoleta, a raíz de un cuadro de absceso hepático de origen diverticular. A raíz de ese cuadro, debió someterse a un drenaje percutáneo.

En las últimas semanas, el Jefe de Bloque del Frente de Todos había tomado protagonismo a raíz de un proyecto de ley de su autoría en el que impulsaba una baja de las tarifas del gas de entre 40 y 50 por ciento en 40 municipios de las provincias de Buenos Aires, Salta, Mendoza y San Luis.

La iniciativa fue presentada el jueves 13 de mayo por el titular de la Cámara Baja, Sergio Massa, en compañía de legisladores kirchneristas y del lavagnismo. De acuerdo a los autores del proyecto, la ley contemplaba alcanzar a unas 3 millones de personas con el alivio en sus facturas.

“Se trata de un cambio de paradigma en relación a lo que se hizo en cuatro años del gobierno de Juntos por el Cambio con las tarifas”, afirmó Máximo en su momento.

“Este proyecto sirve para mejorar la calidad de vida a los argentinos y argentinas. Está en línea con el compromiso que asumimos en 2019 junto con el presidente Alberto Fernández de buscar alternativas para de a poco”, afirmó Kirchner, y agregó en aquel momento que este tipo de alternativas para mejorar la vida de los argentinos y argentinas se buscan concretar “aún en un contexto complejo” marcado por la pandemia, “para ir avanzando y salir del infierno” que dejó la anterior gestión de Juntos por el Cambio, y que implica en la práctica “un alivio para el bolsillo” de “usuarios de varias provincias”, incluidas 50 localidades bonaerenses.

El diputado del Frente de Todos valoró el hecho de que el proyecto haya sido el resultado de “un trabajo en conjunto entre legisladores y legisladoras de los bloques del Frente de Todos, Consenso Federal y Unidad y Equidad Federal.

“Es muy saludable que lo hagamos de manera conjunta con otros bloques y vamos a darle tratamiento lo más pronto posible porque es en beneficio de nuestra gente”, dijo el legislador del FDT.

De ser aprobado en el Congreso, el proyecto implica una disminución del 30% y 50% sobre las facturas de gas de usuarias y usuarios residenciales, dependiendo su situación de mayor o menor vulnerabilidad, lo que implica un alivio para un gran sector de la población en varias provincias argentinas.

La iniciativa, según se informó, apunta a beneficiar a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, de pensiones no contributivas y jubilados -hasta 4 salarios mínimos-, del monotributo social, usuarios que perciben seguro de desempleo y empleados de casas particulares.