Las redes sociales y fundamentalmente Whatsapp, fueron “testigos” en las últimas horas de un extraño suceso que se dio en la localidad de Amenábar, a 70 kilómetros de la ciudad de Venado Tuerto.

Allí, el cura párroco Andrés Quiroga, fue interrumpido por la policía por violar el DNU que prohíbe los encuentros religiosos y enseguida se defendió con su herramienta de trabajo: una cruz.

“En nombre de Cristo, fuera de la casa de Dios”, se escucha y se ve en el video que recorrió todo el sur provincial y que incluso ya llegó a las provincias vecinas. Y no es para menos, porque más allá de las comparaciones con clásicos del cine de terror, donde armados con una cruz los religiosos “corrían” a los demonios, lo que estaba sucediendo en Amenábar era una clara infracción a la ley.

Esto es porque el Decreto 334/2021, que rige desde el 22 de mayo hasta el 30 de mayo de 2021 y los días 5 y 6 de junio de 2021, es claro con respecto a la “suspensión de la presencialidad en las actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, culturales, deportivas, religiosas, educativas, turísticas, recreativas y sociales para los lugares definidos como en situación de Alto Riesgo Epidemiológico y Sanitario o en situación Alarma Epidemiológica y Sanitaria», como lo es General López y la provincia de Santa Fe en su conjunto.

De hecho, quienes participaron de esa misa en la Parroquia “Nuestra Señora de Lourdes” también violaron las normas, ya que no acataron la “obligación de permanencia en los hogares por parte de las personas y la restricción de la circulación nocturna, todo ello en los términos señalados en el artículo 3°”.

Polémico desde antes

Quiroga ya había trascendido los límites geográficos de Amenábar, cuando en una clase de catequesis en un colegio de esa localidad (2011), cuestionara la vida sexual de una alumna adolescente y le endilgara al padre de otro estudiante tener un amante. Las autoridades educativas lo habían separado de las clases, luego de que los padres de los alumnos increpados denunciaron las irregularidades.

El incidente había ocurrido en el Instituto San José. Según la denuncia, al parecer Quiroga le había preguntado durante la clase de catequesis a una alumna de 17 años que cursaba el cuarto año si se masturbaba o si tenía relaciones con su novio.

Esa situación fue criticada por otro alumno y el sacerdote le pidió que pasara al frente de la clase. Ante la negativa del joven, Quiroga le dijo que su papá tenía una amante, de acuerdo a la información consignada por el Diario El Litoral.

Los padres de los alumnos se quejaron ante las autoridades educativas que desplazaron al sacerdote de las clases en el instituto. Según testimonios de la localidad, Quiroga se caracteriza por lanzar acusaciones verbales subidas de tono contra feligreses e incluso durante una homilía llamó a no votar por el ex presidente comunal Hernán Gianini.