La legisladora opositora es una crítica del gobernador y su manejo de la pandemia. Fue arrestada durante la manifestación contra el Gobierno de Gildo Insfrán.

La concejala Gabriela Neme también había sido detenida en Formosa meses atrás durante las primeras protestas contra el gobernador Gildo Insfrán por el manejo de la pandemia.

La concejala formoseña Gabriela Neme fue detenida este martes por la tarde en el marco de la protesta realizada contra el Gobierno nacional y el provincial por las nuevas restricciones para frenar el avance de la segunda ola de coronavirus.

Tras su arresto, Neme, una férrea opositora a la gestión del gobernador Gildo Insfrán, fue llevada en un patrullero a la comisaría y desde allí grabó con su teléfono celular lo que iba ocurriendo. “Yo me subí voluntariamente al patrullero, pero ahora no sé hacia dónde me llevan”, aseguró.

Durante su transmisión en vivo a través de las redes sociales, Neme denunció que “a los empleados que les hacen los PCR porque son contactos estrechos los obligan a seguir trabajando, poniendo en riesgo a su familia y a todos”.

En medio de su detención, la concejala agregó: “Me están llevando para la nueva Formosa, para poder leerme el acta. Pero no sé si estoy detenida, porque subí en forma voluntaria al patrullero pero en vez de llevarme a la Comisaría 1ª. que está a cinco cuadras, me llevan a otro lado. Es porque tienen miedo de que les pase otro 21 de noviembre cuando la gente se autoconvocó. Pero yo me pregunto: ¿Tiene que pasar todo este escándalo para que me autoricen a firmar el acta?”

A inicios de marzo pasado Neme había resultado herida también en su provincia, durante las fuertes protestas que ocurrieron contra el cuestionado manejo de la pandemia por parte del gobernador Gildo Insfrán. A su vez, la mujer ya había sido detenida a mediados de enero por haber denunciado las condiciones inhumanas en las que se encontraban las personas en los centros de aislamiento en Formosa.

La criticada gestión del coronavirus en el distrito tuvo otro capítulo la semana pasada, cuando el gobierno provincial cargó 10.000 contagios de COVID-19 al registro nacional en apenas 48 horas.

Este fuerte aumento de casos en Formosa fue atribuido a un retraso en la carga de datos al Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA). De esa manera, el gobierno de Insfrán realizó una actualización de sus notificaciones de casos de coronavirus de meses previos pendientes de carga.

Sin embargo, el Ejecutivo nacional apuntó hacia la propia provincia por la demora en la carga en el sistema de los nuevos casos de la enfermedad.

La provincia que gobierna Gildo Insfrán aplicó desde el inicio de la pandemia una política sanitaria de restricciones durísimas, que estuvo envuelta en graves denuncias de violaciones de derechos humanos por organizaciones tanto locales como internacionales. Como mostró TN, se instalaron en Formosa centros de aislamiento que funcionaban virtualmente como centros de detención, en los que se juntaban además contagiados con personas con testeos negativos.