En los primeros minutos de la tarde del lunes personal policial debió intervenir ante un doloroso hecho ocurrido en Avellaneda al 5800.

Fue cerca de las 15 cuando agentes de la seccional 5ta., tras recibir un aviso del 911, acudió a la zona mencionada donde halló a tres niños comiendo en el piso lo que sería lechuga en descomposición.

Ni bien los policías se acercaron e intentaron un diálogo los chicos manifestaron que tenían hambre.

En esos momentos salió desde el interior de una vivienda una joven, de 29 años, que dijo ser la madre de los menores, y a los gritos procuró meter a los niños dentro de un inmueble.

La situación fue comunicada a personal de la Secretaría de la Niñez con quien y por orden de los mismos, se procedió al retiro de los niños de la vivienda en compañía de su progenitora.

Por último se hizo saber que los menores serán puestos a resguardo de su integridad física a cargo de la entidad mencionada, lejos de su madre, ya que aparentemente existirían antecedentes que pondrían en riesgo a los niños.