Las lesiones provocadas en madre e hija habrían sido provocadas con armas blancas. El hecho fue descubierto tras un principio de incendio en la cocina de una vivienda, donde fueron encontrados los cadáveres de ambas víctimas.

Una mujer de 45 años y su hija de 9 fueron asesinadas a cuchillazos en una casa ubicada cerca del puerto de la ciudad de Mar del Plata y sus cadáveres fueron encontrados por bomberos que llegaron al lugar porque se registraba un incendio en la cocina, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho fue descubierto tras un principio de incendio en la cocina de una vivienda de la calle Triunvirato al 800, de la ciudad balnearia, donde fueron encontrados los cadáveres de ambas víctimas con lesiones provocadas con armas blancas.

Según el fiscal del caso, Leandro Arévalo, en esa casa convivían la mujer y sus dos hijos (la niña y otro mayor de edad), su pareja y un hijo de su pareja.

De acuerdo a las fuentes, todo comenzó cuando el hombre y su hijo salieron de la vivienda para ir a realizar compras, por lo que dentro de la casa quedaron la mujer y sus dos hijos.

Este hombre y su hijo contaron luego a los investigadores que, cuando regresaban, observaron que salía humo de la casa, por lo que alertaron de inmediato a los bomberos, que en pocos minutos extinguieron las llamas que se habían originado en la cocina.

Al recorrer la casa, los bomberos encontraron los cadáveres de la mujer y de su hija pequeña, pero el hijo mayor de edad no fue encontrado en la casa.

“La sospecha es que el fuego fue originado intencionalmente para borrar huellas”, dijo a la prensa el fiscal del caso, quien agregó que en la cocina había algunas prendas de vestir y un arma blanca manchada con sangre que, se presume, fue el arma homicida.

La principal sospecha apunta a que los femicidios pudieron haber sido cometidos por el joven que no fue encontrado en su casa, aunque de todas formas trabajan en el lugar detectives de la policía Científica en busca de rastros de importancia para la pesquisa.

Además, el fiscal ordenó a la policía que busque testigos que pudieran haber escuchado gritos o pedidos de auxilio por parte de las víctimas.

También intenta determinar si existieron previamente algún tipo de denuncias de violencia de género realizadas por la mujer asesinada.