El actor estuvo enfermo y ya que por ese motivo no pudo participar de los desafíos el lunes y el martes, a su regreso el jurado decidió que para no ir a la gala debe cumplir dos difíciles pruebas.

En el tercer día de semifinales, en la que los concursantes reciben estrellas para poder zafar de la gala del domingo, se dio una situación especial con Gastón Dalmau. El actor estuvo ausente por enfermedad por dos días, y, para ser justos con sus compañeros, la producción le impuso una dura prueba con olor a castigo.

Al inicio del programa, Dalmau relató que tuvo un problema de salud: “Estuve en cama un par de días, pero estoy. Tuve una gastroenteritis aguda, o grave, no sé como se dice”, explicó.

En ese momento, Alex Caniggia lo apuró desde el fondo: “Se hizo caca”.

Tras la broma, Santiago Del Moro le indicó a Gastón que por haber faltado debía cumplir con una especie de penitencia: No va a estar eliminado, pero obviamente, el no haber venido a las galas anteriores va a tener su consecuencias, como todo en la vida”.

Luego le dijo que por haber ganado una medalla dorada la semana anterior, se hacía acreedor directamente de una de las preciadas estrellas que se entregan esta semana.

Si bien se puso contento, el concursante cambió la cara cuando el conductor le dijo qué sucedería por sus faltas: “Lo bueno es que tenés una estrella, mañana jueves, se cuentan las estrellas. el que más consigue zafa de la gala del domingo y pasa directamente a la próxima ronda. Vos no pudiste venir lunes ni martes, y eso tiene sus consecuencias”.

“Para zafar de la gala de la eliminación vas a tener que ser el mejor plato de hoy del jueves. en caso de que no lo seas, vas a la gala”le detalló en lo que sería una dura tarea por conseguir.

El cocinero cerró: “Ah, ¡un garrón!”.