Los comedores de San Lorenzo y El Arenal piden alimentos no perecederos