La influencer gastronómica fue duramente criticada en las redes después de afirmar que el zapallo anco es reconocido por el gentilicio.

Tras el escándalo que atravesó por haber revelado que ayudó a Claudia Villafañe durante su participación en “MasterChef Celebrity”, Paulina Cocina se encuentra en el centro de otra polémica después de enterarse que algunas provincias llaman al zapallo anco como “coreanito” y posteriormente organizar una campaña para que todos lo nombren por el gentilicio de Corea.

La influencer comenzó una “investigación” para descubrir el orígen de la denominación y reveló que 12 provincias del país llaman de esa manera al zapallo anco. Otros términos usados para el vegetal son “anquito”, “calabaza” o “calabacín”.

El mapa georgráfico de Paulina Cocina.El mapa georgráfico de Paulina Cocina.

Sin embargo, varios usuarios de las redes repudiaron a la instagrammer y la acusaron de ser racista y discriminativa por usar el gentilicio de Corea para llamar al vegetal. La usuaria de Instagram @ohayolily fue una de las precursoras que criticaron a la famosa cocinera que en realidad se llama Carolina Cuga.

“Me vi obligada a realizar un post al respecto porque agoté todas las instancias anteriores (le mandé 20 privados, le escribí en un post público, le hablé a sus conocidos) y no obtuve respuesta”, comenzó la joven en su cuenta de Instagram.

“Paulina Cocina ayer a las 3 am empezó a publicar stories cebada acerca de que se enteró que en algunas partes de Argentina al zapallo anco se le dice “coreanito”. Lo que me parecía quizás una apreciación un poco desafortunada (tenes una plataforma con 2 millones y medio de personas, y eso queres hacer llegar? Que te enteraste que al zapallo le dicen “coreanito”?) se convirtió rápidamente en una “CAMPAÑA” para que todos le empecemos a decir “coreanito” al zapallo”, expresó con furia en Instagram.

Lily aseguró que al principio no se sintió ofendida, pero con el pasar del tiempo cambió de opinión: “Sinceramente, al principio no me parecía lo más grave del mundo. Pero mientras más historias hacía, más alevoso me parecía el “coreanito”. Sumado al hecho de que empezó a agregar “estadísticas” (me hace recordar a cuando los pensamientos racistas y prejuiciosos buscaban respaldo científico, como estadísticas…) Argentina es un país muy cargado de racismo y NO necesitamos más”.

“La primera imagen que subí representa mi duda acerca de Paulina: o es racista o su mensaje que comunica da pie al racismo. Cualquiera de las dos opciones me angustia porque con esta “campaña” lo que hace es reproducir un discurso que ronda en Argentina hace mucho tiempo que es reducir a las personas a un gentilicio”, manifestó sobre las intenciones de la influencer.

La joven explicó que el lenguaje es muy peligroso: “Yo no hago una cuadra fuera de mi casa sin que me digan chinita/japonesita/coreanita. Y sé que muchos más también. Porque el racismo circula entre las personas sin permiso y sin demora. Porque está habilitado por el lenguaje. Lenguaje peligroso. Y por eso es peligrosa la fijación de llamarlo A TODA COSTA “coreanito” (que ni siquiera es por su procedencia)”.

“Además, tiene 20 nombres más. Pongámosle zapallo Paulina si queres, te lo milito. Pero no seas ajena a las personas que te estamos señalando que te estás equivocando. Reconocer un error no es vergonzoso, al menos no más vergonzoso que el error en sí mismo”, argumentó sobre la cantidad de otras denominaciones que puede recibir.

“En resumen, lo que pido Paulina es que la cortes con esta campaña que de mínima es INNECESARIA, y de máxima, es racista. No lo necesitas. Y nosotros tampoco. Te pido por favor: BASTA. No es gracioso. Es racismo”, cerró con indignación en su Instagram.