La mujer contó que fue víctima de múltiples episodios de violencia durante la relación; “Si no lo denuncié antes fue por miedo”, aseguró

La novia de Luciano Napolitano, el hijo de Pappo, rompió el silencio este jueves tras la detención de su pareja por violencia de género. Contó que durante la relación fue víctima de numerosas agresiones e hizo un aterrador relato sobre el episodio que terminó con el arresto del hombre. “Si no lo denuncié antes fue por miedo”, afirmó.

En diálogo con TN, la mujer identificada como Mariel relató: “Empezó a ahorcarme en el sillón y salió inmediatamente una de las hijas a pedirle a los gritos que me dejara. ‘No, papá’, le decía”. Y agregó: “Después, él se me tiró encima y me aplastó con las rodillas. Entonces, salió otra de las nenas, de siete años, a pedirle por favor que me suelte”.

Ante la intervención de la segunda menor, dijo que Napolitano se retiró de la vivienda de Tigre, en la que conviven desde hace tres años. Sin embargo, la agresión no terminó ahí. “Él me soltó, subió a las nenas al auto, puso primera y quiso atropellarme. Después, me roció con alcohol y me dejó encerrada en el quincho”, aseguró la víctima, que debió pedir ayuda a través del celular y fue rescatada por la Policía.

En otro tramo de la nota, la joven aseguró que el hijo de Pappo es temido en la zona a raíz de su actitud violenta. “Acá hay mucho miedo con él. Hace poquito tuve un episodio. Yo tengo conejos y uno se escapó por el portón y lo mataron. Él salió con el arma a tirar tiros. Eso era común”, manifestó.

Además, habló de un reciente empeoramiento en la conducta del hombre, que atribuyó al fallecimiento de un familiar. “Su abuela murió hace poco y desde ese momento no tuve más cercanía con él. Se refugió en una casita que tiene acá al costado y empezó a tomar alcohol y drogas”, señaló Mariel, que afirmó que su pareja llegó al punto de amenazarla de muerte poniéndole un arma en la cabeza. “Si no lo denuncié antes fue por miedo”, concluyó.

Por el hecho narrado, ocurrido el 24 de mayo, Napolitano fue detenido en las últimas horas en el marco de diversos allanamientos. Las autoridades secuestraron un revólver calibre 38 Special, del cual no poseía la documentación correspondiente.

La causa está a cargo de la fiscalía de Violencia de Género de Tigre, cuya titular es Mariela Miozzo. El hijo de Pappo está acusado de lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género, en concurso real con amenazas, privación ilegítima de la libertad agravada y tenencia ilegítima de arma de guerra.