Lisa Shaw fue ingresada en terapia intensiva por coágulos de sangre y hemorragias una semana después de recibir una dosis del suero.

La multipremiada locutora de radio de la BBC Lisa Shaw murió en el hospital después de sufrir coágulos de sangre y hemorragias. Su familia denunció que el cuadro comenzó después de que la mujer de 44 años recibiera la vacuna contra el coronavirus de Oxford- AstraZeneca y las autoridades investigarán su muerte.

Shaw desarrolló fuertes dolores de cabeza una semana después de recibir la dosis de la vacuna y se enfermó gravemente unos días después, reportó el diario The Guardian.

La mujer murió el viernes pasado en el hospital de Newcastle tras ser ingresada en cuidados intensivos por coágulos de sangre y hemorragias.

Según indicó la BBC, un médico forense llevará a cabo una investigación sobre la muerte de Shaw y su certificado de defunción enumera una “complicación de la vacunación contra el virus Covid-19 de AstraZeneca” como posible causa.

“Estamos devastados y hay un agujero en forma de Lisa en nuestras vidas que nunca podrá ser llenado. La amaremos y la extrañaremos siempre. Ha sido un gran consuelo ver lo amada que era por todas las personas cuyas vidas tocó, y pedimos privacidad en este momento para permitirnos vivir el duelo como familia”, indicaron sus seres queridos en un comunicado.

Después de que se dieran a conocer casos de de coágulos de sangre extremadamente raros, las autoridades sanitarias británicas decidieron ofrecer a las personas menores de 40 años una alternativa a la vacuna de Oxford, cuando esté disponible.

Hasta el momento se reportaron 332 casos y 58 muertes en el Reino Unido de los casi 35 millones de personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca, indicó la BBC. El riesgo de coagulación para los menores de 40 años es de uno en cien mil, con un riesgo de muerte en todos los grupos de edad de aproximadamente uno en un millón, según los estudios.

Pese a los casos de coágulos -que llevaron a varios países europeos a suspender su uso-, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido (MHRA) estima que los beneficios de la vacuna continúan superando los riesgos para la mayoría de las personas.

En abril, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dijo que los coágulos de sangre debían figurar como un efecto secundario “muy raro” de la vacuna de AstraZeneca, al tiempo que consideraba que el balance beneficio/riesgo seguía siendo “positivo”.

“Una explicación plausible para la combinación de coágulos de sangre y plaquetas bajas es una respuesta inmune, que conduce a una condición similar a la que se ve a veces en pacientes tratados con heparina”, dijo la EMA.

Días atrás, los expertos de vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidieron recabar más datos sobre la incidencia de trombos en las personas que recibieron la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 fuera de Europa.

“La OMS sigue apoyando la conclusión de que los beneficios de estas vacunas son superiores a los riesgos”, subraya la organización en un comunicado.