Una estudiante de California, EE.UU. contó a través de Instagram la extraña enfermedad que padece. Solo puede ducharse dos veces al mes y tarda 4 horas.

Una joven de 21 años sufre la extraña enfermedad “urticaria acuagénica” conocida comúnmente como alergia al agua que provoca con el solo contacto erupciones en la piel e irritaciones con fiebre y dolor de cabeza.

Generalmente, las personas que padecen esta enfermedad no presentan demasiadas complicaciones, sin embargo, en algunas ocasiones se dificulta, como le sucede a una estudiante de California, Estados Unidos, Tessa Hansen Smith.

La historia de Tessa se volvió viral en los últimos días ya que ella mismo contó a través de Instagram las dificultades que presenta a diario por sufrir urticaria acuagénica. Por ejemplo, tomar agua le puede producir cortes en la lengua y hasta su transpiración y lágrimas pueden causarle irritaciones.

A través de su perfil de Intagram, Tessa contó que solo puede ducharse dos veces al mes teniendo control constante de su temperatura y tomando medicamentos.

Ella descubrió que algo raro sucedía a sus ocho años. Su madre encontró erupciones en la piel de su hija tras ducharse.

Tras descartar posibles alergias de los productos que utilizaba, su madre insistió con diferentes médicos hasta que finalmente fue diagnosticada correctamente de urticaria acuagénica, considerada como una enfermedad rara según el Gobierno de los Estados Unidos.

En la actualidad no existe cura para esta enfermedad por lo que Tessa debe tomar nueve pastillas diariamente para mantener control de la urticaria y a medida que pasa el tiempo, esta medicación no es tan efectiva como al comienzo.

“Sufro mucha fatiga muscular y nauseas”, relató al sitio británico Mirror. “El malestar viene generalmente tras comer algo con mucha agua, como frutas y vegetales”.

Bañarse, todo un desafío

https://www.instagram.com/reel/CNLappBD_gY/?utm_source=ig_embed&ig_rid=8331c396-4c8e-4b70-a233-c2b97143fc67

A través de Intagram, Tessa cuenta todo lo que implica tener que ducharse: “Me lleva unas cuatro horas, porque entre cada paso y cada medicamento tengo que descansar por el dolor”.