El petrolero, de 249 metros de eslora, empezó a desviarse hacia la costa y fue detenido a unos 300 metros de la orilla por los remolcadores de la Guardia Costera.

El tráfico por el Bósforo ha quedado suspendido este viernes, después de que un petrolero denominado RAVA sufriera una avería mientras navegaba por el estrecho.

Según el portal especializado Vessel finder, el petrolero navega bajo bandera croata y cubría la ruta entre Novorosíisk (Rusia) y Cartagena (España).

Las autoridades aún no han anunciado cuándo se reanudará el tráfico a través del Bósforo.