El vuelo con destino a Ezeiza tuvo que regresar dos horas después de iniciado el vuelo porque se quedó sin suministro eléctrico en una turbina.

Tensión y pánico en el aire. Un avión de United Airlines que llevaba unos 300 argentinos con destino a Ezeiza tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Houston, dado que sufrió un desperfecto eléctrico en una de sus turbinas.

El Boeing 787 había partido a las 20.40 del Aeropuerto Intercontinental George Bush. Casi dos horas después, a las 22.30, el avión quedó completamente a oscuras y provocó la desesperación de los pasajeros. Rápidamente, el personal aeronáutico activó el protocolo de emergencia y buscó tranquilizar a la gente.

Una vez que se concretó la maniobra, se decidió cambiar el avión y buscaron una nueva tripulación para continuar con el vuelo hacia Buenos Aires. Según informó Infobae, el avión partió a las 10.26 (hora de Estados Unidos) y arribará a la Argentina a las 22 horas.