Flavio Mendoza fue uno de los invitados a la mesa de Almorzando con Mirtha Legrand este domingo por la tarde. Junto a los demás presentes se conversaron varios temas pero entre ellos se destacó la grave crisis económica que vive el sector cultural a raíz de la pandemia del coronavirus.

En diálogo con Juana Viale y los demás invitados, el productor teatral dio detalles de la dificil situación económica que atraviesa por no poder realizar sus espectáculos como consecuencia de las restricciones dispuestas por la emergencia epidemiológica.

“Hay gente que no tiene para darle de comer a sus hijos. ¿Qué va a pasar con nuestro país? Porque esto, si Dios quiere, en algún momento va a pasar”, manifestó el bailarín que no pudo evitar romper en llanto mientras daba su opinión.

“Creo que los que nos gobiernan nos tienen que dar el mensaje de que vamos a salir, de que tengamos fe. Eso es lo que no escucho. Los argentinos lo necesitamos”, agregó entre lágrimas.

Mendoza compartió el almurzo junto a la periodista de TN Roxy Vazquez, la actriz María Fernanda Callejón y el panelista de La jaula de la moda Mariano Caprarola. Tras su relato, la conductora del ciclo salió a apoyarlo: “Los políticos se están peleando entre ellos”, comentó Viale.

“No escucho nunca a nadie de ellos decir que vamos a salir, y colaborar, ser empáticos. Me da bronca llorar, pero tienen que decirlo. Merecemos que nos digan que vamos a salir, que nos van a ayudar y que somos un país fuerte”, expresó Flavio emocionado mientras los demás invitados, que también trabajan en el mundo del espectáculo, respaldaban sus dichos.

Previamente, el artista contó las vicisitudes que atravesó para sortear la crisis económica del 2020. Entre otras cuestiones, contó que tuvo que pedir plata prestada para poder pagarle el sueldo a los empleados de sus espectáculos musicales, que tuvo que vender una de sus propiedades para conseguir dinero y que actualmente puso otra a la venta.

“La industria está muy golpeada. Tenemos que volver a trabajar urgente”, pidió el coreógrafo que calificó a la Argentina como “un país maravilloso” donde muchas personas no pueden trabajar debido a las limitaciones por la pandemia.

“No se le rebeló nadie a esta gente, como en otros países. Nadie salió a la calle a prender fuego todo y gracias a Dios que no pasó. Que nos tengan un poco de respeto a nosotros, que somos los que les pagamos el sueldo”, lanzó hacia los políticos.

No es la primera vez que el reconocido empresario teatral hace pública su desconformidad con las medidas tomadas por el Gobierno nacional para contener la pandemia. Aún así, concluyó con un mensaje esperanzador: “El mensaje es que vamos a salir de esto. Vamos a salir como pueblo”, cerró.