Lo dijo el día que vuelven las clases presenciales en distintos distritos como la Ciudad de Buenos Aires.

“Todo esto es jugar con fuego y yo lamento que ese fuego va a quemar a la gente de cada uno de esos lugares. En Alemania hay una estimación que se hace para medir el riesgo de la pandemia. Y cuando hay 150 personas cada 100.000 habitantes contagiados se suspenden las clases”, señaló sobre el regreso a las escuelas.

Al respecto, agregó que “ahora en estos lugares la tasa de incidencia es de 600 a 700 casos, o sea cuatro veces la tasa que marca Alemania para suspender las clases”.

“Yo marco todo esto para que la gente entienda que no es un capricho, no es que se nos ocurrió arruinarles la vida a los porteños, cordobeses… la idea es cuidar a la gente. Y está visto que la educación moviliza al 25% de lo que circula diariamente en Buenos Aires”, remarcó.

En declaraciones a AM990, el mandatario también sostuvo que el resultado de las últimas restricciones de nueve días por el aumento de casos recién se verá en dos semanas

“Los efectos de este confinamiento los vamos a ver en dos semanas, pero entiendo que poco a poco deberían bajar los casos. No es una situación simple y con esto solo no se arregla, es necesario seguir sosteniendo al máximo la menor circulación posible”, enfatizó.

El desacuerdo con Pfizer
El mandatario volvió a referirse al frustrado acuerdo con el laboratorio Pfizer luego de los cuestionamientos de la oposición y habló de los “pedidos singulares” de la compañía estadounidense.

“La primera vacuna que autorizamos fue la de Pfizer. Lo hicimos porque la vacuna iba a llegar, pero cuando empezamos a analizar el contrato, los pedidos de Pfizer fueron realmente singulares. Quiero ser cuidadoso porque tenemos un pacto de confidencialidad”, explicó el Presidente.

En la misma línea continuó: “Plantearon cosas que un Presidente seriamente no puede comprometer. Y hasta hicimos una ley para atender a sus pedidos, pero tampoco les alcanzó, entonces siguieron pidiendo garantías e hizo imposible el acuerdo”.

De todos modos, Fernández avisó que “hasta el día de hoy se sigue negociando”. Y cerró: “Yo espero que podamos conciliar un acuerdo”.