“Agradezco el sacrificio que está haciendo la gente, sepan que el personal de salud está al límite y se está haciendo todo lo que se puede, pero ya no hay camas ni bocas de oxígeno, y estamos muy preocupados”, dijo su director, Juan Pablo Poletti.

“Como lo venimos padeciendo desde hace 10 días, las camas críticas están entre un 95% a un 100% de ocupación”, comenzó diciendo a la prensa el director del hospital José M. Cullen, doctor Juan Pablo Poletti, en declaraciones brindadas a la prensa este lunes por la mañana cerca del mediodía, en el marco la situación que atraviesa el nosocomio, al igual que el resto del sistema de salud santafesino, debido a la pandemia generada por el virus cov-sars2.

“Continuamente se libera la ocupación de camas críticas a partir de derivaciones a sanatorios privados, o a sala general por alta epidemiológica, o por fallecimientos”, describió luego el médico al frente del Cullen, “lo que hace que siempre haya dos o tres camas libres a cierta hora del día y luego se vuelven a ocupar, y así sucesivamente, pero siempre con un 100% de ocupación”.

Pero además, “han aumentado vertiginosamente los ingresos a sala general, con un promedio de 20 a 25 ingresos diarios, y un pico dado el viernes con 27 ingresos”, dijo Poletti.

De ese total, el 80% de los internados tienen covid positivo, mientras que otro 10% permanece internado con un alta epidemiológica por covid, es decir que el 90% de los internados lo están por la pandemia.

Más jóvenes
 

Otro dato muy alarmante es la disminución en la edad de los pacientes. El promedio de edad de los pacientes internados hoy en la Terapia Intensiva del Cullen es de 49 a 50 años, cuando en 2020 era de 67 años. Mientras que ese mismo promedio de edad en Sala General es de 52 años de edad.

-¿Qué impacto tuvo la medida de restricción de circulación social de la semana pasada?

-Ha disminuido de forma notable el índice de ingresos por accidentes de tránsito y hechos policiales. Por ello le agradecemos a la población su acompañamiento en estas medidas restrictivas que son incómodas y dolorosas pero ante un sistema sanitario tan al límite son mismo tiempo sumamente necesarias -dijo Poletti.

Ejemplo de ello es que este domingo hubo un solo ingreso por accidente de tránsito, cuando el promedio diario es de 12, mientras que hubo 22 ingresos por covid. “Si sumamos esos 12 ingresos diarios no hay recurso humano que alcance para la atención”, reflexionó el médico.

-¿Hay que continuar con las restricciones de circulación?

-Hoy la provincia entera está en rojo por el alerta epidemiológico. Estamos todos los hospitales al máximo, con el personal de salud trabajando al límite. Como dijo el gobernador (Omar Perotti), todos tenemos que seguir haciendo un esfuerzo. Ahora que se abrieron los bares, espero que no tengamos 12 o 13 ingresos por accidentes de tránsito, porque ahí sí estaremos en un serio problema.

-¿Se están realizando de forma correcta las derivaciones al sector privado?

-El privado ya no tiene camas, y deriva al sector público. El fin de semana tuvimos que hacer una medida de urgencia y se abrieron dos salas nuevas covid, así que ya son 7. De esta forma el Cullen tiene el 70% de camas para covid y el 30% para el resto, que son entre 65 y 70 pacientes no covid.

-A este ritmo, ¿se llegará a tener que elegir a quien internar y a quien no?

-Estamos haciendo un esfuerzo muy grande. El hospital todavía tiene una mínima capacidad para ampliarse. El fin de semana tuvimos que derivar 11 pacientes no covid al Cemafe. Al estar suspendidas las cirugías programadas en el sector privado, creemos que podrán a comenzar a atender a los pacientes no covid para que el Cullen sea todo sólo para covid. El Iturraspe nuevo está lleno, el viejo también y nosotros como acabo de contar.

El Cullen ya debió adaptar las salas 2 y 5, la de traumatología de hombres y la de mujeres, la de neurocirugía, y la de cirugía plástica para pacientes con covid. La próxima sala a adaptar es la de ginecología. Así sólo quedarán como no covid la sala de obstetricia, “que no se puede adaptar porque se debe respetar la relación madre e hijo, la neonatología y las que se precisan para la atención no covid por ser un hospital de urgencias”, enumeró Poletti.

“Agradezco el sacrificio que está haciendo la gente, sepan que el personal de salud está al límite y se está haciendo todo lo que se puede, pero ya no hay camas ni bocas de oxígeno, y estamos muy preocupados. Este es un trabajo en equipo y la población también lo está jugando. Ayer hubo un solo accidente de tránsito y ello quiere decir que nos están apoyando y cumplen con su parte”, dijo el director del hospital Cullen.

“Junio será un mes muy duro y necesitamos que se cumplan a rajatabla las restricciones, los horarios de circulación y Dios quiera que podamos contener esta pandemia que está azotando con la cantidad de casos y con la gravedad, porque estamos viendo jóvenes en terapia, que era algo que pensábamos que no íbamos a verlo”, finalizó Poletti.