María Celeste de los Ríos tenía 42 años y era profesora de educación física. Tenía que caminar ocho horas hasta el hospital para aplicarse la segunda dosis de la vacuna.

Una triste noticia conmocionó a la población educativa de la provincia de Salta. El viernes, una maestra que iba a aplicarse la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus murió en la alturas de Iruya. Para llegar al hospital la mujer tenía que caminar unas ochos horas por un camino rodeado de precipicios.

La víctima fue identificada como María Celeste de los Ríos, de 42 años y profesora de educación física de la escuela Fray Bartolomé de Las Casas ubicada en el paraje Sala Esculla.

Desde ese lugar partió el jueves por la tarde para dirigirse al paraje Río Grande y de ahí acceder a la localidad de Iruya. El camino que debía transitar es muy peligroso ya que en esta época hay fuertes vientos, baja visibilidad y heladas.

Al día siguiente y al no tener novedades de ella, autoridades del colegio se pusieron en contacto con la policía que inmediatamente empezó la búsqueda. Del operativo participó personal de Rescate de Alta Montaña de los Bomberos de la Provincia.

Horas después en el cerro conocido como 79 curvas fue encontrado el cuerpo de la docente. Según informó el diario El Tribuno, murió a causa de un traumatismo torácico abdominal y fractura cervical. La fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, quedó a cargo de la investigación y señaló que los informes preliminares que recibió indicarían que se trataría de una muerte accidental, aunque igualmente envió investigadores a la zona.

Hace unos días, TN y La Gente, dialogó con María Eugenia Sánchez, directora del establecimiento quien pidió la construcción de un camino carretero para llegar a la escuela ya que los caminos son muy peligrosos, tanto para los docentes como para los alumnos.

Esta mujer tiene que caminar 16 horas para visitar a su familia. En esos viajes sufrió algunos accidentes y en uno de ellos se quebró la muñeca. En otro que hacía a caballo, cayó un bloque de hielo, el animal se asustó y la tiró al piso.

Actualmente asisten a la escuela 11 alumnos de entre cuatro y 11 años. A pesar de que el covid no llegó a este lugar, algunos maestros fueron vacunados. Como el caso de María Celeste de los Ríos, que encontró la muerte en medio de una montaña cuando iba a aplicarse la segunda dosis, tal como explicó en su descargo la titular del colegio.

La docente trabajaba hace tres años y dos meses en la escuela número 4236 Fray Bartolomé de las Casas y era madre de un chico de 18 años.