15.2 C
Santa Fe
sábado 19 de junio de 2021

La lucha de Alex Caniggia con un zapallo y una licuadora: “¿Cómo hago el caldo?”

Foto: Teleshow

Te puede interesar

En las instancias finales de la competencia, el mediático se vio superado por el electrodoméstico y le tuvo que pedir ayuda a su compañero Gastón Dalmau

Tras la eliminación de Juanse, el lunes en Masterchef Celebrity 2 (Telefe) comenzó con un desafío preliminar para los siete semifinalistas que quedaron en carrera: Candela Vetrano, Gastón Dalmau, Alex Caniggia, María O’Donnell, Claudia Fontán, Sol Pérez y Georgina Barbarrosa tenían sobre sus estaciones de cocina dos manzanas, una verde y una roja, y debían elegir una para cortar, en 30 segundos, la cáscara más larga posible.

Con una verde de 62 centímetros de largo, O’Donnell se impuso a los 58 de Fontán y a los 43 de Pérez. “Me va mejor con los desafíos que en la cocina”, se rió la periodista sobre su performance. Así, se hizo del beneficio de la noche: tenía cuatro minutos para ingresar al mercado y elegir los ingredientes para todos los participantes.

La misión del lunes era preparar un plato libre en sesenta segundos dependiendo de los alimentos otorgados por María, con un mínimo de ocho y un máximo de quince ingredientes. “Alex traería una hoja de laurel a cada uno”, opinó Georgina en el backstage. Y Caniggia le dio la razón: “Yo los re cagaría a todos… les doy un pescado con dulce de leche. Que les vaya mal a todos los carapijas, sí, quiero que pierdan”, dijo, desbocado, el mediático.

En tanto, O’Donnell cargaba dos changuitos de supermercado de manera frenética: “Estás saqueando, eh”, comentó el conductor, Santiago del Moro, descriptivo aunque valiéndose de una comparación poco feliz.

Entre los ingredientes elegidos para Caniggia, había una enorme calabaza. “La cabezona”, la bautizó Alex, quien decidió dejarle el contorno para rellenarla con el resto del zapallo junto con zuchini, arroz, cerdo, morrón y cebolla. Sin embargo, se encontró con un importante escollo.

Justin, ¿cómo venís? ¿Tamo activo, Justin?”, le dijo a Gastón Dalmau, a quien lo compara con Justin Bieber. Y le disparó una pregunta insólita: “Che Justin, en la calabaza voy a hacer un caldo. ¿Cómo hago el caldo?”, quiso saber. Con sentido común, el ex Casi Ángeles simplemente le dijo: “Ponela a hervir…”. “¿Pongo a hervir agua”, retrucó Alex. Y en el backstage se mostró deconcertado: “¿Como hervir agua? ‘Conch… de su madre’, dije. Loquita”.

Cortalos, hervilos y ponelos en la licuadora, sin el borde de la calabaza. Lo triturás y te queda como una sopa”, le indicó, didáactico Dalmau a su compañero. “Listo, Justin”, le respondió Alex como si la tuviera clara. Pero no: “¡Uy, estoy al re horno!”, completó Caniggia en el backstage. Sin embargo, Alex siguió insistiendo con la licuadora, que hacía ruido pero no trituraba. “Che, Justin, ¿vos sabés cómo es esto?”, pidió ayuda Alex. “Qué pasa, ¿no anda?”, lo quiso asistir el actor. “Quedó, no va…”, graficó el hijo de Claudio Paul y Mariana Nannis.

“¿Pero eso está hervido?”, le preguntó Dalmau. Y se respondió solo, entre risas: “Está crudo eso. Tiene que estar hervido, te dije”. “Yo pensé que la calabaza iba cruda, que cuando la sacaba del horno, metía la calabaza adentro. Pero no era así”, quiso encontrar una explicación Alex. Hasta que encontró una posible salida: “¿Le tiro agua?”, le preguntó a Gastón, que ya había vuelvo a su estación a continuar con su plato (unas mollejas con chips de batata e higo grillado). Desde ahí, sin embargo, le dio una última sugerencia: “Ponele aceite, no le pongas agua, que quede como una emulsión”.

Sin embargo, la licuadora seguía trabada. “No, no va”, se lamentó Alex. Aunque en el backstage, develó su accionar de siempre: “No hay reglas para el Xela”, definió. Un rato después, Damián Betular pasó por su estación y lo vio luchar con el electrodoméstico. “¿Esto está crudo? Pero vas a romper la licuadora, es mucho”, le señaló. “Sí, ahora pongo el agua pero no creo que llegue”, le contestó Alex. “Si lo cortás chiquitito sí, llegás”, lo alentó el jurado. Y después de ver la calabaza reluciente en el horno, le dio una última indicación para que su plato llegara a buen puerto: “Tenés que mezclar todo… picá un poco y mezclá todo”, dijo uno de los tres jurados y volvió a su estrado.

A la hora de presentar su plato, lo primero que le preguntó Betular fue si se le llegó a cocinar, a lo que Alex respondió que sí, muy seguro de su método. Y después de que también lo probaran Donato de Santis y Germán Martitegui, llegó la devolución. “Esto no es un plato normal. Yo pruebo la carne y es muy buena. Tiene este gustito que se mezcla bien con el arroz, la verdurita le da gusto, la calabaza está cocida hasta ahí nomás, aceptable. Es un plato sencillo, muy casero, puedo seguir comiendo”, dijo el italiano. En tanto, Germán completó: “Ninguna de las reglas de la gastronomía me hace pensar que eso va a estar bien, pero sí. Todos pensamos que iba a estar cruda la calabaza, pero no. Es el Xela, creer o reventar”, le dijo con una sonrisa.

Eufórico, Alex volvió a su estación: “El Parrixela se va… quedan con la boca abierta, nunca probaron algo así de un extraterrestre fuera de serie”, dijo. Sin embargo, no le alcanzó para llevarse la primera estrella de la semana. La ganadora del lunes fue Georgina Barbarrosa, de la mano de un solomillo con arroz blanco, chips de papa y boniato, y una salsa agridulce a base de jugo de pomelo. “Cuando viene el plato parece que nada va a pegar, pero es riquísimo, el sabor es un 10″, definió Betular. “Hay muchos sabores acá y todo con mucha armonía, estamos en oriente a full. Estoy tentadísimo a cambiarte el nombre: Georchina”, dijo Donato con su característico humor. “No lo puedo creer, estoy chocha”, cerró la actriz luego de hacerse del premio.

[comentarios]

Últimas noticias