Al menos tres niños se encuentran en grave estado luego de que un castillo inflable volara por los aires más de siete metros en un shopping de Barnaul, Rusia. En el video viralizado se puede ver tanto como los chicos caen contra el piso, como a los presentes intentando mover la atracción infantil para ayudar a los damnificados.

Una de las niñas, identificada como Anna, de tres años, sufrió una conmoción cerebral y una fractura de columna. Otra llamada Vika, de cuatro años, sufrió una fractura de cráneo y heridas tanto en los pulmones como el estómago.


Los investigadores, por su parte, están revisando la causa del accidente, en la que inicialmente afirmaron que fue por fuertes vientos. Sin embargo, los testigos negaron que hubiera vientos, pero afirmaron que oyeron el “sonido de una fuerte explosión”.

Una teoría explica que el castillo se habría inflado demasiado y luego no se aseguró adecuadamente.

Anastasia Dolmatova, una presente en el momento del hecho, dijo: “¿Qué viento? Trabajo a una parada de autobús de este lugar, y todos nosotros oímos el estruendo”. Ella pidió a los investigadores que “verifiquen con precisión la causa” del accidente.

Por otra parte, los informes locales indicaron que algunas de las cuerdas no estaban aseguradas, por lo que esto mostraría una violación de los requisitos de seguridad.

Los testigos también comentaron que el castillo inflable no tenía una base protectora y se frotaba contra el asfalto, lo que posiblemente provocó la explosión, dijo un testigo.

El Comité de Investigación de Rusia abrió un caso penal sobre el incidente y se puso en contacto con los propietarios de la atracción. Además, el diputado local Sergey Pisarev afirmó: “No se utilizaron soportes especiales, la atracción se bombeó, se calentó y se elevó en el aire”.

Además, Pisarev mostró su descontento acerca de que no hay controles de seguridad adecuados en la mayoría de los castillos inflables.