Fue una noche de alta intensidad la que se vivió este martes, en la continuidad de los playoffs de la NBA.

Y terminó bien para Denver Nuggets, aunque con sensaciones encontradas para Facundo Campazzo, que bajó su nivel comparado con las actuaciones que venía teniendo pero terminó celebrando un triunfo clave de su equipo que lo deja a un paso de la clasificación.

Sin librarse de sufrimientos, los Nuggets se impusieron luego de dos tiempos suplementarios ante Portland Trail Blazers por 147-140 y lideran la serie de octavos de final por 3-2, es decir, están a un triunfo de avanzar a la siguiente ronda. Era crucial que el equipo de Colorado logre este triunfo como local, ya que de haber perdido, hubiera quedado obligado a ganar en la casa de Portland el próximo jueves para no quedar eliminado.

El partido fue una montaña rusa de emociones. El inicio fue todo de Denver, que ganaba por 10-0 y llegó a sacar 22 puntos de ventaja. Pero a partir del segundo cuarto, los Blazers empezaron a mejorar y se pusieron a tiro en el marcador. La paridad reinó en el tercer y cuarto período, al punto de que el tiempo regular terminó empatado en 121. Los Nuggets arrancaron mejor en el primer suplementario, pero Portland -con un Damian Lillard encendido- otra vez lo igualó sobre el cierre en 135. En la segunda prórroga, pese a que el visitante dio pelea hasta el final, el equipo que dirige Michael Malone pudo terminar abrazándose al triunfo.

El base cordobés se sumó al explosivo comienzo de Denver con un ataque al aro en el que, con empujón a Lillard incluido, quedó solo debajo del aro para definir con una bandeja. Sin embargo, su producción fue bajando con el correr de los minutos y no podía ni siquiera hacer valer una de sus especialidades, como es la faceta defensiva.

De hecho, protagonizó el episodio más tenso de la noche: en un ataque de Portland, Norman Powell empujó al argentino, que cayó al piso. La jugada continuó y como el árbitro no cobró infracción, el 7 de Denver volvió a defender contra Powell, que tenía la posesión de la pelota. En ese momento, se produjo un nuevo manoteo que terminó con infracción de Campazzo y desencadenó un pecheo entre ambos jugadores.

La acción no pasó a mayores, aunque al cordobés le cobraron falta técnica. Esa jugada terminó de condicionar al argentino, que jugó 21 minutos y firmó una planilla con sólo 3 tantos, 2 rebotes y 2 asistencias, además de 2 pérdidas y 3 infracciones.

Pese a la derrota, el que tuvo una jornada para el recuerdo fue Lillard, que marcó 55 puntos y estableció un récord de 12 triples en playoffs, además de sumar 10 asistencias, 6 rebotes, 3 tapas y un robo, en los 52 minutos que jugó.