La medida de fuerza, en rechazo al cierre de exportaciones de carne vacuna, concluye hoy a las 24 hs. Los dirigentes consideran que se podría abrir una ventana de negociación con el Gobierno, que todavía no los convocó. De no haber marcha atrás en la decisión gubernamental, las protestas podrían intensificarse

La Mesa de Enlace dará por finalizado hoy a las 24 el cese de comercialización de hacienda que comenzó el 17 de mayo en rechazo a la decisión del Gobierno nacional de cerrar las exportaciones de carne vacuna por 30 días. Sin embargo, que las entidades agropecuarias decidan levantar la medida de fuerza no significa que el conflicto haya terminado, ya que el Poder Ejecutivo no volvió sobre sus pasos con la medida, lo que deja ver la finalización solo del primer capítulo de esta historia.

Para Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA), Sociedad Rural Argentina (SRA) y Coninagro, el paro fue contundente y contó con una importante adhesión. La foto más representativa puede ser la de un mercado de Liniers vacío durante gran parte de la protesta, ya que hoy se registró un ingreso de 745 cabezas a dicho lugar. Más allá de esta imagen, la realidad es que de este enfrentamiento, la parte que salió fortalecida fue la Mesa de Enlace, que pudo dar una muestra de unidad mediante la medida de fuerza y encauzar el rechazo unánime de los productores.

Y esto es así a pesar de que no está sentada en la mesa de negociaciones con el Gobierno para destrabar este conflicto. Una vez más, el oficialismo eligió otro interlocutor para intentar solucionar los escenarios conflictivos. Hoy la propuesta que tiene el Ejecutivo sobre la mesa es la de los exportadores congregados en el Consorcio de Exportadores de Carne (ABC) y dependerá de los funcionarios darle el aval. Pero más allá de eso, el ruralismo dejó algo en claro: la única manera de ponerle fin a este desencuentro es que las condiciones para exportar vuelvan a ser como las previas al cierre.

Ahora bien, ¿Qué pasará en los próximos días con un conflicto aún irresuelto? Esa es la gran incógnita. Si el Gobierno se decide por el camino de mantener firme su decisión de sostener cerradas las exportaciones, el campo podría volver a la protesta, incluso sumando más actividades al cese, como los granos. No obstante, la Mesa de Enlace apuesta al diálogo, y a pesar de que en todos estos días no hubo un solo llamado por parte de los funcionarios públicos, mantienen la expectativa que esta ventana de comercialización que se abre puede llevar a que se realicen los contactos.

En diálogo con Infobae, el presidente de CRA, Jorge Chemes, afirmó que “hubo un altísimo acatamiento por parte de los productores” a la medida de fuerza ante el rechazo generalizado a la iniciativa gubernamental y señaló que el levantamiento de la medida abre la posibilidad de entablar negociaciones. “Consideramos que de esta manera le estamos dando la posibilidad al Gobierno de que nos convoque a un diálogo y ver si podemos encauzar esto”, comentó.

Así, Chemes remarcó que las entidades abrieron “una ventana para ver si existe esa instancia de diálogo, porque de lo contrario los productores nos están pidiendo generar una estrategia para una medida de protesta o un cese más amplio donde entren todos los sectores de la producción agropecuaria y por más tiempo. Está en manos del Gobierno”.

Por su parte, el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, expresó que “el paro fue acatado”, aunque indicó que “hubo negociaciones y comercializaciones estos últimos días , porque el paro preveía que cuando hubiera situaciones especiales, se solucionaran. El paro no era contra la gente, sino contra una medida arbitraria”.

De esta manera, Iannizzotto marcó que verá con sus colegas de las entidades “qué posición tomamos. Hay una ventana con una cantidad de días que todavía no está definida para ver si el Gobierno se decide a negociar. Hasta ahora no hubo señales con la Mesa de Enlace”.

En este sentido, puntualizó que “el Gobierno es contrario a dialogar. Nos tomaremos unos días y luego con las bases decidiremos qué postura se toma esperando que el Gobierno reflexione y, como pasó con el maíz, tome una posición más de sentido común y que no prosiga con esta irracionalidad”.

Por su parte, el presidente de Federación Agraria, Carlos Achetoni, sostuvo que “hubo un respaldo contundente a la medida” y que “se espera salir del paro para realizar una buena instancia de diálogo con el gobierno y el resto de los sectores para destrabar este conflicto innecesario e inoportuno y no queremos desgastarnos en pensar qué hay que hacer si fracasa el diálogo, pero sí sabemos que hay mucho descontento e intenciones de acompañamiento de más sectores”.

Por último, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverri, opinó que “el Gobierno debe entender que acá ha habido un mensaje de que ha tomado un camino equivocado y que se necesita diálogo. La cerrazón de no convocar al diálogo y de convocar a algunos sectores no va ser la solución de todo esto. Esperemos que con el transcurso de los próximos días lo entienda y llame al diálogo y, si no lo hace, tendremos que analizar cuál es la posibilidad de hacer otro cese de comercialización y, posiblemente, con la mayor cantidad de actores del mundo agropecuario”.

Negociación de los exportadores

Como se dijo con anterioridad, hoy la negociación para destrabar este conflicto está casi exclusivamente en las manos del Consorcio de Exportadores de Carne (ABC), entidad que realizó una nueva propuesta al Gobierno para satisfacer su demanda de un mayor volumen de carne en el mercado interno a precios “accesibles”.

Así, el presidente de la entidad, Mario Ravettinoaseguró que la propuesta tiene dos aspectos centrales. Por un lado, busca revertir la suspensión temporaria de las exportaciones, antes del plazo establecido de los 30 días, entendiendo la posición del Gobierno y la necesidad de ocuparse de los precios al consumidor.

Por otra parte, hacia el mediano y largo plazo, apunta a incentivar la producción y aumentar el stock vacuno, ante una mayor demanda de carne. “Pedimos una convocatoria amplia a los integrantes de la cadena, con representatividad para que se involucre cada uno en su sector. Ojalá podamos abocarnos a estos temas”, dijo el dirigente en declaraciones a Canal Rural.

Ravettino sostuvo que hay algunas modificaciones en el volumen de carne que ofreció la industria exportadora para el acuerdo de precios de los 11 cortes que se extendió hasta el próximo 31 de diciembre. Hay que recordar que ese volumen actualmente son unas 8.000 toneladas mensuales, y que la primera propuesta que presentó el sector privado, trascendió que el objetivo de la misma era llevarla a 12.000 o 13.000 toneladas.

Además, descartó que la entidad haya ofrecido no exportar cortes parrilleros que son para el consumo local: “Nosotros, como posición institucional y como representantes de la entidad exportadora, no podemos pedir prohibición de nada. Sí podemos colaborar y aumentar volúmenes, pero nunca vamos a pedir la prohibición de una posición arancelaria. Si eso llegara a suceder será una decisión exclusiva del Gobierno. La mesa de ABC nunca va a pedir una posición arancelaria porque justamente representa la exportación de carne de la Argentina”, señaló.

Y agregó: “Venimos trabajando desde el mismo día en que se sancionó el cierre de las exportaciones, tratando de generar alternativas para superar el momento. Siempre estamos cediendo algo más. El esfuerzo que se ha hecho como institución es el máximo que podemos hacer en materia de colaboración con el Gobierno y esperemos que se interprete de esta forma. Estamos en las últimas instancias, sino el Gobierno tendrá que tomar la decisión que considere conveniente. Las situaciones extremas como las que hemos vivido, intervenciones muy directas como sistemas de ROE, incremento de retenciones, son cosas que no le hacen bien al país, para nada. Apuntamos a evitar eso”.