La policía lo acorraló y lo encerró en un obrador de pleno centro de la ciudad del sur santafesino este miércoles a la mañana.

Durante el día miércoles la Policía comunitaria del área ecológica había acorralado al puma en un obrador de pleno centro de la localidad de Armstrong, donde unos albañiles, “se llevaron un susto bárbaro”, según comentaron.

Posteriormente derribó una pared y se escapó, caminando por la localidad e ingresando en una vivienda, causando conmoción en la familia que se encerró y no sufrió heridas. Finalmente, los efectivos lograron encerrarlo y ahora iba a ser trasladado para su resguardo.

“La captura se complicó” , afirmó un oficial, pero “logramos capturarlos sin utilizar sedantes, ni elementos que pongan en riesgo la vida del animal”.

Y agregó: “No ataca a los humanos si no lo molestan”. Luego afirmó  que “no es el mismo puma de hace unas semanas”.

Por último, el oficial dijo que “nadie sufrió herida y el animal tiene una lesión leve y está flaco pesa 80 kilos y lo que busca es recuperar territorio”. “No es un puma que haya estado en cautiverio y sólo ataca para vivir”, concluyó.