Samman Abbas, la chica de 18 años oriunda de Pakistán que llevaba varios días desaparecida fue asesinada por su propia familia.

La investigación judicial fue llevada a cabo con éxito, y gracias a perros y aparatos electrónicos encontraron el cadáver en un gran campo agrícola detrás de su casa. El caso de la adolescente que murió por querer vivir su vida bajo los cánones laicos que aprendió en Italia conmocionó a toda la nación europea. 

Las fuentes judiciales están convencidas que murió por rechazar un matrimonio que sus padres combinaron on un primo de Pakistán, ya que no sería la primera vez que una familia islámica emigrada aplica la pena de muerte en este tipo de situaciones. La joven se reveló y se impuso sobre su familia, algo que para la cultura pakistaní es inaceptable. 

La escena del crimen fue en Novellara, en la rica región de Emilia Romana, en el centro de Italia. Allí trabajaba desde hace 15 años el padre de la joven, Shabbar, de 43 años. La casa de familia se encuentra junto a una empresa agrícola rodeada de grandes campos donde centenares de braceros agrícolas, la mayoría extranjeros, cosechan frutas y verduras. Saman llegó al país de muy pequeña y creció allí, adaptándose rápidamente. 

Vivía bajo las imposiciones de su familia: vestimenta totalmente negra, cubierta de la cabeza a los pies, no iba a la escuela, entre otras. A los 17 años se reveló porque quería estudiar y hubieron numerosas peleas al respecto, en las cuales sus padres la amenazaban con devolverla a Pakistán. Samman denunció lo que ocurría al servicio social del municipio, y la mandaron a una casa protegida. Cuando cumplió 18 años volvió a su casa para conseguir sus documentos e irse definitivamente.

Días más tarde cuando los carabineros del municipio se dieron cuenta que Saman no estaba mas en su casa. La investigación inició y produjo resultados inmediatos. Una cámara externa de la empresa agricola había registrado a tres parientes de la joven, entre ellas un tío, que caminaban hacia los campos detrás de la casa. Llevaban palas y otros elementos que podían servir para cavar una tumba. Volvieron tres horas después a la empresa donde también trabajaban.

Otras imágnes mostraron a Saman que salía de casa acompañada un día antes por sus padres, que regresaban más tarde sin ella. Poco después huyeron a Paquistán. Quedó el hijo menor que se encuentra también en una comunidad protegida y que han convocado los magistrados de la vecina ciudad de Reggio Emilia, que investigan el caso.

La búsqueda de Saman en los campos, que se convirtió en una acción seguida por millones de italianos por la televisión y otros medios de información, duró casi un mes. Uno de los parientes con la pala en mano que huyeron también fue capturado hace unos días en Francia a bordo de un ómnibus con destino a España. 

El caso lideró la opinión pública italiana por más de un mes, donde se buscó a Samman.

Los detalles de macabro crimen

La magistrada que conduce la investigación, Laura Galli, hizo una reconstrucción de lo ocurrido. El padre Shabbar, tras las constantes rebeliones de su hija, llamó a un tío de la joven que esperó en el campo y la llevaron allí con una excusa. El hombre le impidió escapar y la llevó a un lugar que todavía no se conoce, y la asesinó. El video que muestra a la familia saliendo de casa y vuelve sin ella deja clara la conclusión.