El 2020 fue para Shaquille O’Neal uno de los años más duros de su vida, en donde las tragedias lo golpearon de lleno e impactaron en su estado anímico. Así lo reveló el legendario basquetbolista de los Lakers en una entrevista con el sitio Men’s Journal.

“Mi hermana falleció, luego Kobe Bryant y también otras 28 personas fallecieron. Fueron muchas pérdidas. Fue un año realmente malo y no quería hacer nada”, se lamentó el ex jugador de 49 años, quien intentó canalizar la angustia y los momentos de depresión con comida y largas horas de maratones televisivos.

“Cuando eso sucede, pero quieres evitar otro tipo de problemas, hay dos cosas que puede hacer: comer y Netflix”, aseguró la leyenda de la NBA que tiene 49 años y lleva ya una década fuera de la actividad profesional.

Sin embargo, antes de que finalizara un 2020 para el olvido, el cuatro veces campeón de la NBA tomó consciencia de lo que estaba sucediendo y recapacitó sobre sus malos hábitos alimenticios después de ver a un “anciano de unos 70 años con músculos por todos lados”.

“Vi a este hombre de 70 años allí, y tenía músculos por todas partes. Así que decidí cambiar. Empecé a comer mejor y a tomar mejores decisiones”, reconoció.

“Mi problema es que siempre he sido un tipo de sándwiches. Sándwich para el almuerzo, sándwich para la cena, sándwich para la merienda. Y cuando todo se me vino encima el año pasado y no podía dormir, me levantaba y me hacía un sándwich a las tres de la mañana, otro a las cinco… Me di cuenta de que no podía seguir así y me dije a mí mismo, ‘quiero quitarme la camisa en Instagram por última vez’”, señaló el también ex campeón olímpico.

O'Neal comenzó a sentirse bien con su cuerpo (@novexbiotech)

Fue así que comenzó su dieta: ”No más pan, no más galletas de chocolate y limón a altas horas de la noche, no más pasteles, nada de eso. He estado haciendo esto durante seis meses y solo como frutas, batidos de proteínas, ensaladas, pescado, pollo y espárragos u otras verduras. Porciones muy pequeñas y comer todos los días me ha ayudado a perder 25-30 libras (11 y 13 kilos)”.

Con el correr de los días, y gracias a una constancia para llegar a su propósito, Shaq explicó: “Empecé a ver cosas que no había visto en 20 o 30 años, como un abdominal marcado. Y no he tenido uno de esos desde que estuve en el Miami Heat de 2006”.

El estadounidense tiene 49 años (@novexbiotech)

Además de una buena alimentación, el ex NBA también modificó su rutina de entrenamientos y se toma una hora por día para hacerla: “Hago 20 minutos de cardio, y luego un poco de pecho, bíceps, tríceps, abdominales y espalda. Todavía tengo dolores en la cadera y articulaciones así que no puedo estar saltando y corriendo. Aunque intentaré empezar a correr un poco”.

“El cuerpo es un templo y tenemos que mantenerlo en forma. Sé cómo son las cosas, las personas de 45 años o más, que incluso hemos sido grandes atletas, tenemos trabajo, hijos, llegamos a casa tarde y realmente no tenemos mucho tiempo para nosotros. Solo queremos sentarnos, ver la televisión, descansar, relajarnos e irnos a dormir. Pero si puedes encontrar una hora al día para ir al gimnasio y ponerte en forma, te ayudará a sentirte mejor, verte mejor y hacer más cosas durante el día”, sentenció.