Se trata de un paso formal que ya dieron otros distritos como las provincias de Buenos Aires y Jujuy, aunque hasta el momento ninguna de estas jurisdicciones pudo avanzar en la adquisición de inoculantes, más allá de las que reciben a través del gobierno nacional

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recibió hoy la autorización oficial de la Legislatura porteña para negociar la compra de vacunas contra el coronavirus. El mandatario había enviado la semana pasada el proyecto al Parlamento para establecer un marco jurídico, un paso formal que ya dieron las provincias de Buenos Aires y Jujuy, entre otras, aunque hasta el momento ninguna de estas jurisdicciones pudo avanzar en la adquisición de inoculantes más allá de las que reciben a través del gobierno nacional.

El proyecto se aprobó en general con una modificación en el artículo 6 propuesta por María Rosa Muiños (Frente de Todos): “Donde dice ‘El Poder Ejecutivo deberá informar cada sesenta (60) días a la Comisión sobre toda adquisición, entrega y distribución territorial de las vacunas…’ ahora será ‘El Poder Ejecutivo deberá informar cada treinta (30) días a la Comisión sobre toda adquisición, entrega y distribución territorial de las vacunas’”.

La norma tuvo un fuerte acompañamiento: de los 57 legisladores presentes, 53 votaron a favor, ninguno en contra y hubo 4 abstenciones de la Izquierda y de Autodeterminación y Libertad.

El texto de la iniciativa plantea que “las cláusulas o acuerdos de confidencialidad que se pudieran adoptar quedan expresamente exceptuados del deber de divulgación, de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la Ley 104”, que establece los límites en el Acceso a la Información.

También, propone que “a fin de velar por la transparencia de los actos de gobierno, la creación de una Comisión Especial en la Legislatura para el seguimiento de los acuerdos aprobados y ante la cual el Ejecutivo deberá informar cada dos meses sobre las adquisiciones realizadas y la distribución territorial de las vacunas”.

La Comisión estará integrada por cinco diputados, los que serán designados por la Vicepresidencia Primera de la Legislatura y el presidente de la misma será designado con acuerdo de la mayoría de sus integrantes.

Después de haberse negado en un principio, el Gobierno nacional a principios de abril pasado dispuso finalmente que “las provincias y el Gobierno de la Ciudad pueden comprar vacunas por su cuenta y los privados también”, abriéndoles la posibilidad de que los mandatarios locales gestionen dosis por su cuenta.

No obstante, los gobernadores reconocen en privado las dificultades para lograr adquirir vacunas y estiman que tendrán posibilidades concretas de cerrar alguna operación recién para fin de año o principios de 2022. Sucede que la mayoría de laboratorios tienen las dosis comprometidas para todo el 2021 con estados nacionales con los que ya firmaron contratos y aún no les llegaron a entregar las vacunas adquiridas.

En ese marco, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos planean negociaciones en conjunto con los laboratorios, mientras que entre otras provincias que adelantaron su intención de intentar comprar vacunas, figuran Mendoza y San Juan.

El proyecto fue analizado y trabajado en las comisiones de Salud, a cargo de Patricia Vischi -UCR-, y de Presupuesto, presidida por Claudio Romero – Vamos Juntos-, cuyo articulado tiene que determinar los actos y documentos preparatorios, cláusulas de confidencialidad, condiciones de indemnidad patrimonial respecto de indemnizaciones y reclamaciones pecuniarias; la jurisdicción de tribunales arbitrales y judiciales y demás cláusulas acordes al mercado internacional de la vacuna anti Covid-19.

“Como vimos repetidas veces, en la ciudad de Buenos Aires las respuestas llegan tarde. Desde la compra de barbijos hasta la asistencia a los comercios que cierran. Hace tres meses que solicitamos al Gobierno que inicie las negociaciones necesarias para comprar las vacunas de los porteños, pero el Ministro de Salud dijo que era inviable porque las vacunas llegarían demasiado tarde. Ahora recién estamos votando este marco regulatorio cuando el Gobierno de la Ciudad siempre pudo comprar vacunas. El tiempo que perdimos es irrecuperable”, planteó Eugenio Casielles, legislador de Consenso Federal.

Por otra parte, se aprobó un paquete de medidas que representan un alivio impositivo por la pandemia, que implica la eximición de ABL por tres meses para cines, teatros, escuelas de danzas, centros culturales, salones de fiestas y de eventos, y la eximición de ABL e Ingresos Brutos por dos meses para los gimnasios.

Los comercios involucrados deberán acceder a un aplicativo web en la página virtual de la AGIP para poder aplicar a estos beneficios.

Por otro lado, el Banco Ciudad, que preside Guillermo Laje, lanzó préstamos especiales para el sector gastronómico, a una tasa fija preferencial desde 23%, con plazos de financiación de hasta 24 meses y por un monto máximo de 700.000 pesos.

La eximición del ABL regirá durante junio, julio y agosto “para aquellos inmuebles donde se desarrollen actividades culturales como teatros, cines, locales de baile, escuelas de danzas y centros culturales”. Además, se eximirá del pago del Impuesto Inmobiliario durante los mismos meses “a los establecimientos destinados al servicio de alquiler y explotación de inmuebles para fiestas, convenciones y otros eventos similares”.

También los gimnasios estarán alcanzados por este beneficio del ABL y del Impuesto sobre los Ingresos Brutos durante los meses de junio y julio.