El hecho se produjo durante la recarga del hoy vital elemento. La desprovisión temporal “no afectará la atención de pacientes Covid y No Covid” que utilizan camas respiradas, aseguró el director Juan P. Poletti.

La imagen impactó visualmente de entrada. En un sector del Hospital José M. Cullen, se empezó a a ver una enorme nube de “humo” blanco despedida a borbotones. ¿Qué fue eso? Ocurrió que cuando se estaba realizando la recarga del tanque de oxígeno, se produjo la rotura de la válvula conectora de un acople. Esto generó la desconexión de ese tanque principal y la pérdida del hoy vital elemento para los pacientes internados que lo requieren.

Así lo explicó a El Litoral el director del hospital, Dr. Juan Pablo Poletti. “Se sintió el  latigazo de la manguera, que llevo a perder el oxígeno que ya se había cargado en el tanque durante la jornada, algo que se está haciendo todos los días por la alta demanda”, confió el médico.

 Esa manguera “descontrolada” pegó en la cara y en la cabeza del camionero encargado de realizar esa esa función de recarga del tanque. “Fue atendido en la Guardia y no sufrió lesiones: “Esta persona pudo cortar las válvulas de seguridad para que se deje de perder (oxígeno). “Ahora estamos sin pérdida”, añadió Poletti.

“Ya nos encontramos armando toda la logística de la empresa encargada para que se realice de forma inmediata la recarga del tanque grande necesaria para la provisión de oxígeno”, afirmó el director, al tiempo que aseguró que este infortunio “no va a afectar la atención con los pacientes (Covid y no Covid)” que requieren ahora el vital elemento.