El ídolo anunció que rescinde el contrato, pero dejó la puerta abierta a seguir jugando en el exterior; centró los argumentos en su familia, con la que se necesita mutuamente tras la muerte de su padre

Boca ya es pasado para siempre en la vida de Carlos Tevez. Al menos, para el jugador. Se verá si en el futuro retornará convertido en otra función. Lo cierto es que esta tarde, en el salón Filiberto de la Bombonera, casa que pisó en tres ciclos (2001-2004, 2015-2016 Y 2018-2021), el hombre de 37 años brindó la conferencia de prensa en la que anunció la bomba que se conoció durante este viernes: deja el club ejecutando la opción de rescisión unilateral que incluía su contrato, que vencía en diciembre. “Pensé que nunca iba a llegar este momento. Acá estoy para decirle al hincha que no sigo”, dijo, antes de quebrarse. Deja en el recuerdo once títulos, ocho locales y tres internacionales. Y una idolatría que será eterna.

Ya sin ropa del club, Tevez se sentó junto al presidente Jorge Amor Ameal. Juan Román Riquelme, vicepresidente y cabeza del Consejo de Fútbol con el que el futbolista tuvo una pésima relación, iba a sentarse frente a las cámaras, pero se terminó acordando que se quedara a un costado de la sala. Al igual que otros dirigentes y allegados.


“Se va a hacer muy difícil. Mucha gente me pedía que no siga, que espere a que vuelva la gente a la cancha. Se me hizo muy difícil. Mi mayor alegría y satisfacción es quedarme con el último recuerdo: la última vez que nos vimos. Los hijos, los padres y los abuelos se abrazaban y gritábamos que éramos campeones. La ultima ovación a Maradona en una cancha. La última vez que mi viejo me vio jugar a la pelota y verme campeón. Nacimos de Boca y vamos a morir de Boca”, leyó en un escrito que preparó, con una voz quebrada. “No se si lo merezco, pero se que mi sangre no es roja. Es azul y amarilla”, concluyó, antes de responder preguntas.

“Con la decisión que tomo estoy bien, feliz. No es fácil la decisión. Es uno de los días mas triste de mi vida, pero creo que es la mejor decisión. Boca es mi vida. No puedo fallar y si mentalmente no estoy al cien por ciento, tengo que dar un paso al costado”, reconoció el ahora ex capitán de Boca.

“La gente quiere saber de mi futuro. Boca siempre te necesita al 120 por ciento y si no estas en esa mentalidad, tenés que dar un paso al costado. Creo que no tuve tiempo ni de llorar a mi padre porque a la semana estaba jugando. Y no es normal. Boca es el mejor equipo del mundo y ésta es la mejor decisión. Necesito estar con mi mamá. Ahora quiero ser padre, quiero ser marido, hijo y hermano. Hoy es eso lo que tengo claro en mi cabeza”, agregó Tevez, para dejar en claro que aún no sabe qué hará con su carrera.

“Físicamente estoy para seguir, pero mentalmente no. Creo que la pandemia nos hizo así, a todos nos tocó. Hoy mi familia es la que más me necesita y yo estoy para ellos. Hoy te digo que me retiro y quizás en tres meses me agarran ganas de jugar. Sé que en Boca no, porque no estoy para jugar acá”, no quiso prometer nada. Aunque sí, con el correr de las consultas, aclaró: “Mi carrera en el país está terminada. Siempre dije que acá solamente juego en Boca”, sentenció, aunque dejó la puerta abierta a jugar en el exterior. Uno de los rumores es que Gabriel Heinze, amigo íntimo, pretende contar con él para su Atlanta United, de la MLS.

“Puedo volver al club en otro rol, todo es posible. Es triste el hecho de que no me voy a poner más la camiseta de Boca, pero siempre voy a estar para el hincha. Miguel (Russo), que estaba en el día a día, sabe todo lo que sufrí estos meses. No era el mismo Carlitos. Me costaba muchísimo ir a entrenarme y enfocarme en lo mental. Soy de hablar mucho con mi cuerpo y con mi cara sobre todo lo que me pasaba y se me notaba. Luego de Racing se lo dije a mi familia. Dejé pasar unos días, pero seguía con ese sentimiento. Así que llamé a Román, al presidente y a Miguel para decirle mi decisión”, reconoció el ídolo, que la derrota en la semifinal de la Copa de la Liga Profesional fue un cimbronazo.

Lo más destacado de la conferencia de Carlos Tevez

Claro, se va sin poder lograr su máximo objetivo, su segunda Copa Libertadores en Boca. Por ella ha retornado por primera vez al club cuando su nivel en Europa era destacado. “Me voy lleno, pleno. No tengo más nada para darle al club. Me fui de Juventus tras una final de Champions League. Siempre hice lo que mi corazón me dijo”, lanzó Tevez una frase similar a aquella que Riquelme dijo tras perder la Libertadores 2012.

Tengo a mis hijos, que me van a disfrutar. Ninguno se opuso a la decisión, la tomamos entre todos. Ni siquiera me pidieron que lo p. Sé que estoy haciendo lo correcto”, insistió en su tranquilidad, más allá de su tristeza. Aunque reveló que no le contó la noticia a todos sus compañeros: “Algunos se estarán enterando ahora. Fue un día duro. No sabía cómo iba a afrontar esto ante la gente y los periodistas. Ya habrá tiempo de ir al entrenamiento y saludar a los chicos”.