Uno de los oficiales resultó con una grave herida cortante en una de sus piernas (altura de la pantorrilla), motivo por el cual fue asistido en el hospital Cullen.

Tres policías heridos (uno de ellos de gravedad) fue el saldo de un violento incidente ocurrido la tarde del sábado en el barrio Barranquitas de la ciudad de Santa Fe.

La secuencia se inició cerca de las 19 cuando los efectivos fueron comisionados por el servicio de emergencias 911 a la zona de Perú y Lamadrid por detonaciones de arma de fuego en el lugar.  Las primeras versiones daban cuenta que dichas detonaciones eran producto de un enfrentamiento entre bandas.

Los primeros uniformados que arribaron al sector observaron a un joven que al ver la patrulla se da a la fuga buscando refugio en un inmueble de calle Lamadrid al 4500, lugar donde finalmente fue capturado. El implicado es un Joaquín Eduardo S., de 22 años, que presentaba un impacto de bala en brazo izquierdo, altura del codo, por lo que se dispuso su traslado al hospital Cullen.

En dicha vivienda los agentes procedieron además al secuestro de una pistola calibre 9 mm Bersa, modelo Thunder ultra compact, con un cartucho intacto en la recámara y cuatro cartuchos intactos en su cargador del mismo calibre.

Machetazos y amenazas
 

Para nada fácil resultó la intervención policial por cuanto al momento de proceder con la detención del sospechoso, varias personas (entre vecinos y allegados al detenido) comenzaron a agredir a los uniformados.

La peor parte la llevó el suboficial Fabián Leguizamón luego que un violento sujeto lo atacara armado con un machete causándole una profunda herida cortante en una de sus piernas, a la altura de la pantorrilla.

Con la urgencia del caso el servidor fue trasladado al hospital Cullen donde, tras la asistencia de los médicos, quedó internado en observación.

En tanto los policías Cristian Torres y Santiago Hernández resultaron con traumatismos de menor consideración, no requiriendo atención sanitaria.

Por último, familiares del aprehendido descargaron su furia en una mujer policía que colaboraba en el procedimiento, a quien le dijeron que la conocían y que le irían a quemar su casa.