La medida entrará en vigencia este miércoles y será válida para circular en exteriores, anunciaron las autoridades de aquella capital europea.

La ciudad de Bruselas dejará de exigir a sus habitantes el uso de mascarillas en exteriores a partir de este miércoles, lo que marca el anticipo de un verano más laxo en materia de medidas sanitarias.

Es que el avance de los procesos de vacunación en diversos países del mundo está facilitando la relajación de las restricciones en muchos de ellos, marcan los medios internacionales.

En Europa, ya se espera un verano con mayor afluencia de turistas, propiciado también por la implantación del pasaporte de vacunación.

Países como España han abierto además sus fronteras a turistas extracomunitarios ya vacunados y prevén relajar restricciones como el uso de la mascarilla en exteriores, algo que Bruselas, capital de Bélgica y sede de los estamentos europeos, comenzará a hacer desde el próximo miércoles.

“¡La vacunación avanza y los números están cayendo! Por lo tanto, a partir del 9 de junio, ya no será obligatorio usar tapabocas al aire libre, a excepción de las concurridas calles comerciales”, anunció el alcalde de la ciudad, Phillippe Close.

Bruselas ha sido una de las capitales europeas donde más han durado las restricciones durante la pandemia. Con este paso, prosigue una paulatina desescalada que comenzó en mayo con la apertura de las terrazas. Por el momento, esta nueva medida no regirá en el resto del país.

La capital belga está vacunando ya a la población nacida a partir de 1985 y ha abierto lista de espera a los nacidos hasta 1990. En Bélgica en general, el 54,8% de los adultos ya recibió al menos una dosis de la vacuna y el 27,1% está inmunizada, según datos que publica France24.com