La sobreviviente se encuentra hospitalizada y en estado crítico. Incluso podría perder la pierna.

El pasado 5 de junio, las autoridades buscaban a un conductor que se dio a la fuga y mató a tres niñas, dos de ellas en sillas de ruedas, y dejó a una cuarta con heridas mortales mientras caminaban por una calle del sur de California. carretera del desierto.

Willow Sanchez, Daytona Bronas y Sandra Mizer, de 11, 12 y 13 años, todas de Lucerne Valleyfueron golpeadas poco antes de las 22:30 horas del sábado mientras caminaban por Camp Rock Road y fueron golpeadas por una Chevrolet Silverado blanca que se deslizó hacia el arcén de la carretera y los golpeó por detrás, dijo la Patrulla de Caminos de California.

El accidente ocurrió en un tramo de la carretera en la comunidad del desierto de Mojave en el condado de San Bernardino. “Mi bebé se ha ido. No puedo tenerla más“, dijo la abuela de Sandra, Tammy Midkiff, a KNBC-TV.

Natalie Cole, de 14 años, fue hospitalizada en estado crítico.

“Su pierna fue amputada en el accidente, todas sus otras extremidades están destrozadas y su hígado está sangrando, sus riñones están sufriendo”, dijo su madre, Sherrie Orndorff, a la estación.“Sacaste tu vehículo, miraste a esas niñas muertas y moribundas en el suelo y corriste”, dijo Orndoff sobre la gente en el camión.

Orndoff, que era la hermana mayor de Willow, dijo que los jóvenes habían pasado la noche en su casa y decidieron dar un paseo sin imaginar que días después su madre tendrá que organizar una velada en honor a su memoria.

El conductor y el pasajero en el camión se detuvieron después de la colisión y usaron una linterna para ver a quién habían atropellado antes de salir corriendo sin llamar al 911 dijeron testigos a miembros de la familia, según KNBC-TV.

La vicepresidenta de la Mesa Directiva del Distrito Escolar Unificado del Valle de Lucerne, Jessica Risler, dijo que las cuatro niñas habían terminado su año escolar en Valley Middle School. “Acababan de salir para las vacaciones de verano, así que esta era su primera oportunidad de quedarse a dormir, pasar el rato, jugar, simplemente volver a ser niños después de un año encerrados”, dijo.

Hasta ahora, no ha quedado claro si el motivo del atropello fue el uso de drogas, alcohol. Un portavoz de CHP aclaró que las autoridades se encuentran investigando el accidente, pero un vocero del alguacil del condado de San Bernardino aseguró que el departamento no se está involucrando en la investigación.

El superintendente del Distrito Escolar Unificado del Valle de Lucerne, Pete Livingston dijo a USA Today Network que es difícil expresar lo que la pérdida de las niñas ha significado para la comunidad. “Nuestro lema es: ‘Somos más que un distrito escolar, somos una familia’. Creo que cuando pasas por una tragedia como esta, todos están ahí para los demás, y eso es definitivamente lo que está sucediendo en este momento” , dijo.

Livington, dio a conocer la muerte de las niñas en un comunicado en redes sociales, donde también señaló que han “implementado el Plan de Respuesta de Emergencia de nuestra escuela en un esfuerzo por proporcionar una respuesta adecuada a la situación”. Esto al considerar que este hecho generaría emociones, preocupaciones y preguntas en la comunidad al respecto.