La iniciativa ingresó a la Cámara de Diputados tras el retroceso con los cambios que estableció el Gobierno y que generaron enojo de los contribuyentes.

Luego de definir la dejar sin efecto los cambios más polémicos del Monotributo, el oficialismo presentó un nuevo proyecto de ley que anula el ajuste retroactivo a enero y establece desde el 1° de julio un nuevo incremento en las escalas máximas de facturación.

Como se informó, la iniciativa fue consensuada durante una reunión entre el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

En ese encuentro, se decidió dar marcha atrás con el ajuste retroactivo aprobado por el Congreso en abril y oficializado a fines de mayo con una resolución de la AFIP. La medida había generado fuerte malestar entre los 4 millones de monotributistas, que venían cómo suba de escalas de 35,3% desde el 1° de enero les implicaban deudas con la AFIP de hasta $30.000 en medio de la crisis económica profundizada por la pandemia.

Por eso, el Gobierno definió una corrección de esos mecanismos: por un lado el primer semestre del año regirá por las tablas 2020, con lo que solo no se generará saldo deudor sino que las cuotas mensuales, incluida la que vence este mes serán las mismas que ya se pagaban.

Por el otro, establece que desde el 1° de julio mayores límites para los topes de facturación. Se trata de un incremento adicional “progresivo”, es decir que tendrá mayor suba para las categorías más bajas y menor para las más altas.

Así, una vez que el proyecto se convierta en ley, la categoría A tendrá un aumento de 30% extra al ya definido (sumará 77% en comparación con 2020) y llegará a $370.000, mientras que la escala más alta, la K, ascenderá a $3.700.000, es decir 4,8% más que la vigente.

En los fundamentos de la iniciativa, presentada en conjunto por Massa y el jefe del bloque oficialista de Diputados, Máximo Kirchner, se remarca que de 2 de cada 3 monotributistas están registrados en las categorías más bajas, es decir la A y la B.

Punto por punto, las claves del nuevo proyecto para el Monotributo

  • Se sostienen los valores mensuales de las cuotas a pagar: de enero a junio de 2021 será el vigente a diciembre de 2020. La actualización de la cuota regirá a partir de julio de 2021.
  • Se establece un esquema progresivo de actualización de las escalas: se duplica para las más bajas el incremento del 35% de este año (77% respecto de diciembre 2020) y es de 4,8% para la más alta.
  • Se fijan a partir del 1º de julio de 2021, nuevos parámetros de ingresos brutos anuales que complementan el régimen vigente desde enero de 2021, sin aumentar la cuota mensual del monotributo.
  • Un programa específico de alivio fiscal que complemente los cambios establecidos por la reforma vigente para permitir que los contribuyentes se puedan mantener en el régimen a pesar de haberse excedido en la facturación. Podrán acceder los monotributistas que:
    • Registren ingresos que no superen el monto equivalente a 1,5 veces los ingresos brutos máximos de la Categoría “K” ($5.550.000 anuales).
    • Que el total de bienes del país y del exterior no superen los $6.500.000.
  • Los monotributistas de las categorías más altas deberán pagar una CUOTA ESPECIAL para poder mantenerse en el régimen.
  • Se crea un régimen de regularización para las deudas de los monotributistas que condonará intereses y multas y permitirá cancelarlas en función a los siguientes parámetros:
    • Hasta 60 cuotas mensuales.
    • Un interés de financiación no superior al 1,5% mensual.

Cómo quedarán las nuevas escalas de facturación del Monotributo

Una vez que sea ley, la iniciativa de Massa y Kirchner plantea un alza en los topes de facturación anual desde el 1° de julio de 2021, con mayores incrementos para las categorías más bajas, tanto contra la vigente en diciembre como la sancionada en abril y reglamentada el 25 de mayo:

  • Categoría A: el límite de facturación anual es desde enero $282.444,69, en julio pasa a $370.000.
  • Categoría B: el tope quedó en $423.667,03 y pasará a $550.000.
  • Categoría C: la facturación está en $564.889,40 y subirá a $770.000.
  • Categoría D: el monto máximo se ubica en $847.334,12 y pasará a $1.060.000.
  • Categoría E: el límite máximo está en $1.129.778,77 y llegará a $1.400.000.
  • Categoría F: el máximo de facturación es de $1.412.223,49, y quedará en
  • Categoría G: el tope está en $1.694.668,19 y aumentará a $1.750.000.
  • Categoría H: la más alta para quienes vendan servicios tiene hoy un tope de $2.353.705,82. Pasará a $2.600.000.
  • Categoría I: el máximo de facturación está en $2.765.604,35 y subirá a $2.910.000.
  • Categoría J: el máximo es de $3.177.502,86 y pasa a $3.335.000.
  • Categoría K: el tope es de $3.530.558,74, y se incrementa hasta $3.700.000.