Más de cien demandantes sostienen que la obligatoriedad dictada por la jefatura del Houston Methodist Hospital es ilegal, ya que las autoridades sanitarias de EE.UU. solo han aprobado el uso de emergencia de las vacunas anticovid, sin imponer obligación de uso.

Más de un centenar de empleados de uno de los mayores hospitales de Texas (EE.UU.) entablaron demanda contra la directiva del establecimiento al ser amenazados de despido si no se vacunan contra el covid 19, reporta la agencia AFP.

Un total de 117 demandantes sostienen que la obligatoriedad dictada por la jefatura del Houston Methodist Hospital, ubicado en la ciudad de Baytown, es ilegal, ya que las autoridades sanitarias de EE.UU. solo han aprobado el uso de emergencia de las vacunas anticovid, sin imponer obligación de uso.

Por su parte, la administración del centro hospitalario había fijado el lunes como fecha tope para recibir al menos una inyección de un fármaco anticovid autorizado. Al no cumplir con esa disposición, todos los empleados no inmunizados fueron suspendidos por un lapso de 15 días sin goce de sueldo. Asimismo, se les advirtió que perderán sus empleos si en dos semanas no se han vacunado.

Pese a la amenaza, decenas de personas se congregaron este martes frente al lugar para protestar contra las medidas impuestas por la dirección de la clínica. A la manifestación se incorporaron otros individuos con pancartas de apoyo hacia los médicos ‘sublevados’.

Además, fue creada una cuenta de recaudación de fondos en GoFundMe para respaldar la causa y cubrir los costes de las demandas interpuestas. Hasta ahora se han recogido más de 115.000 dólares.

“Casi el 100 % de nuestros 26.000 empleados ha cumplido, tomando la decisión correcta para honrar su obligación sagrada de proteger a nuestros pacientes. Es lamentable que el hito marcado por el Houston Methodist al convertirse en el sistema hospitalario más seguro del país se vea ensombrecido por unos cuantos empleados descontentos”, reza un comunicado del hospital, citado por los medios locales.

La ciudad de Houston alberga el Centro Médico de Texas, el complejo médico más grande del mundo, que emplea a más de 106.000 profesionales de la salud y atiende a unos 10 millones de pacientes por año.