El Ministerio de Seguridad realizó un Operativo de Saturación de Alta Complejidad (OSAC) en el Parque Garay, Santo Tomé y zonas aledañas, para controlar barrios con alto índice de criminalidad.

Este viernes, el coordinador de Seguridad Social, Facundo Bustos, encabezó un nuevo operativo, donde la fuerza policial interviene en diferentes zonas de acuerdo a las tareas de mapeo y análisis criminal estratégico realizadas por la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

“Estamos lanzando otro Operativo de Saturación de Alta Complejidad, un instrumento que tenemos dentro del Ministerio de Seguridad, que se suma a los Operativos de Interceptación de Delitos Predatorios (IDP) y a los Operativos de Intervención Estratégica Situacional (IES), que también se encargan de controlar los lugares donde tenemos incidencia de violencia altamente lesiva”, explicó el funcionario de la cartera de Seguridad.

“Para este operativo en particular, la Agencia de Investigación Criminal realiza un mapeo, y con ese insumo intervenimos y desplegamos las fuerzas policiales en los distintos lugares. En este caso participan la Unidad Regional 1 con sus agentes, direcciones y la AIC”, detalló Bustos, y agregó: “Este es el tercer Operativo de estas características que realizamos, donde se chequean personas y vehículos, y estamos muy conformes con los resultados de los anteriores”, finalizó.

El operativo tuvo su punto de concentración en el Parque Garay, y se desplegó por la zona suroeste de la ciudad de Santa Fe, algunos barrios de Santo Tomé y los límites con el departamento Las Colonias.

TRABAJO CONJUNTO PARA EL FIN DE SEMANA

El Ministerio de Seguridad, en conjunto con el Municipio de Santa Fe y el Ministerio Público de la Acusación, utilizarán las cámaras de lectura de dominios o patentes de automóviles este fin de semana, con el fin de evitar aglomeraciones y festejos.

En total son 34 cámaras, distribuidas por toda la ciudad, que serán utilizadas por la Fiscalía para aplicar el artículo 205 del Código Penal, que establece penas de prisión de seis meses a dos años, a todas aquellas personas que violen las medidas adoptadas por las autoridades para impedir la propagación del Coronavirus, establecidas a través de decretos nacionales y provinciales, instando a la ciudadanía a quedarse en sus casas.

Además, los agentes de la Unidad Regional 1 estarán desplegados en distintos puntos de la ciudad para disuadir y evitar la concentración de personas.