“Alguna vez alguien me llamó y me pidió vacunas y lo mandé sabés donde”. La ministra de Salud provincial repudió la posibilidad de que haya habido un “vacunatorio vip” y admitió que tuvo pedidos para “saltarse la fila”.

“Enterarnos que se puede haber realizado un desvío de alguna vacuna, de ser así, va a opacar el gran trabajo que venimos realizando”, dijo

La ministra de Salud provincial, Sonia Martorano, se refirió al llamado “vacunatorio vip” en algunos puntos de Santa Fe. “Es un dolor enorme con tanto esfuerzo que ha hecho la gente en cuidarse, en no abrazarse ni besarse, entonces llega la vacuna y la esperanza”, sostuvo y recordó el trabajoso proceso de poner en marcha el proceso de inoculación.

“Hoy ya podemos vacunar 35 mil vacunas por día y enterarnos de esto. Estamos investigando si ocurrió un desvió y nos duele mucho, se opaca el trabajo que estamos realizando, es la única esperanza que tenemos hoy”, observó en diálogo con Roberto Caferra en Radiópolis Weekend (Radio 2) y confirmó que se abrieron sumarios en el Hospital Eva Perón y en Reconquista.

“Alguna vez alguien me llamó y me pidió (vacunas) y me los mandé sabés donde, te imaginás. Me perdí muchos cumpleaños”, dijo con tono irónico y agregó con un dejo risueño: “¿Periodistas? No me acuerdo”. En esos casos, en los que aseguró negó toda chance, tuvo que explicar a esa persona que intentaba sortear la espera, cómo funciona la campaña y la necesidad de ajustarse al criterio sanitario.

La funcionaria destacó que actualmente se llegó a una “meseta que es alta pero sostenida” en relación a los contagios de coronavirus y consideró que “en 15 días más o menos podemos tener un poco mejor disponibilidad de camas” críticas.

Por último, consultada por el tema de la supuesta llegada de ventiladores  que quedaron varados en el aeropuerto de Rosario –y que no fueron donados por Messi–, manifestó: “No son respiradores, es un aparato para reemplazar el bolseo manual, la donación la tomó la Municipalidad a nosotros no nos servía” y agregó: “No es donación a Provincia, es una aparatología que no se utiliza acá y por eso el Anmat no lo había autorizado”.

Martorano consideró que “no es un tema de respiradores que tenemos sino de recursos humanos”. De acuerdo a lo que explicó, “el recurso humano es capacitado y finito en todo el mundo a pesar de que hemos capacitado a muchos profesionales. No puede manejar una Ferrari el que no sabe”, culminó.