“Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”, Evelyn Beatrice Hall

Por Pablo Benito

El 8 de octubre de 2020, la ex periodista, Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, lanzaba el “Observatorio Nodio”. Su objeto era “estudiar los discursos violentos y la desinformación en las redes sociales. La creación de dicho observatorio para “la detección, verificación, identificación y desarticulación de las estrategias argumentativas de noticias maliciosas. La identificación de sus operaciones de difusión y los sistemas de alertas”.

El Observatorio, fue rechazado por la oposición política y un silencio atroz se dio desde las distintas organizaciones, sean de prensa, de defensa de los DDHH y sectores progresistas. El parámetro de esa “protección” a la masa sería la propia Lewin -y otros profesionales de “cosas”-. Al menos, de manera oficial, la idea quedó en la nada. Era demasiado para un gobierno que intentaba embocar una y el proyecto abortó -el verbo no es casual-.

Foto: Captura de Internet

Siete meses después aparece un grupo para hacer tareas paracomunicacionales de carpeteo públicos y privados, con su comando en el género, como trinchera.

ReacciónConservadora

A un grupo de periodistas se les ocurrió, paradójicamente, la misma idea que a Lewin.

Revisar las relaciones entre grupos y personas que, en los últimos tres años, influyeron en la agenda pública con una militancia principalmente “antiderechos”. Muy a pesar de que el resultado real fue que “perdieron” su partida “reaccionaria”.

Antiderechos es un concepto usado, exclusivamente, para temas de género -no políticos, sociales, económicos o culturales-.

Ingrid Beck, la cabeza visible del proyecto confesó que “nos sobraban ideas y entusiasmo y nos faltaba financiamiento. Entonces armamos una alianza con la organización internacional feminista IPPFRHO” (Federación Internacional de Planificación Familiar Región Hemisferio Occidental).

Tal el sueño de Lewin, este proyecto pretende “desarticular” lo que entiende es un sistema de “personas y organizaciones y sus relaciones identificables con la reacción conservadora”. A tal fin realizaron un mapa interactivo con logo de organizaciones y rostros que al “linkear” te llevan a la descripción, cual ficha de la AFI, y los relacionan a información que va desde “es amigo de…”, “es novia de…” o “trabajó para…”; a conclusiones con aspiraciones de análisis de las intenciones del “enemigo”. Delirio, sí, pero en momentos delirantes.

Eres Bill, Gates

El proyecto, se ve como una mezcla bizarra e irrespetuosa de lo que es la plataforma de la ICIJ, que denunció los “Panamá Papers” y aún más bochornosa, emula la WikiLeaks, de Julian Assange, quien paga con su vida y libertad el haberse metido con el real poder mundial, Estados y corporaciones.

Foto: Captura de Twitter

IPPFRHO, que banca #ReacciónConservadora, es uno de los mayores financistas del CELS, dirigida por Horacio Verbistki (de licencia luego del “no exabrupto” sobre su vacunación VIP).

Esta organización internacional, que aborda la Planificación de la Familia, tiene como principal “donante” al matrimonio -en conflicto- Bill y Melinda Gates

Cosas de este “nuevo mundo”. Los Gates financian -exclusivamente- proyectos que tienen que ver con el “control demográfico” y se manifiestan, abiertamente, con el paradigma malthusiano de que: “en el mundo sobra gente”.

El progresista, anti “antiderechos” e izquierdista organismo financiador de la “planificación demográfica” se nutre de los mismos dólares que genera la situación de vulnerabilidad de esos mismos pueblos a los que “protege”.

Lucrar con el dolor

¿Podría alguien, identificado o identificada con la lucha contra la violencia de género, “registrar”, como marca, la consigna que es de todo un pueblo y se ha convertido en una frase sin fisuras ni grietas?

Alguien pudo y son, precisamente, las creadoras de #ReacciónConservadora.

Ingrid Beck, Marina Abiuso, Soledad Vallejos, Flor Etcheves, Hilda Pomeraniec, Ana Correa, Marcela Ojeda y Mercedes Funes solicitaron en el INPI la titularidad de la “marca” #NiUnaMenos…

Foto: Captura de Internet

El 10 de diciembre de 2015, mientras CFK terminaba su mandato, un grupo de 8 mujeres corría al INPI para asegurar la titularidad de #NiUnaMenos.

Registraron, leíste bien, la “marca” en las clases 16 (papel, cartelería), 38 (telecomunicaciones) y 41 (educación, formación, esparcimiento).

De esta manera, el logo violeta del #NiUnaMenos se convertía en un elemento comercial de uso exclusivo.

En propias palabras

Esta #ReacciónConservadora, financiada por la Fundación Gates, enarbola como altruista objetivo “…mostrar cómo, a veces orgánicamente y otras de manera casual o espontánea, estos actores se conectan entre sí a partir, y sobre todo, de consignas y militancia antigénero, de la búsqueda de enemigos comunes -las defensoras y defensores de derechos humanos, las y los partidarios de la intervención del Estado, las feministas y demás representantes del progresismo- y con el objetivo, a veces manifiesto y otras, subterráneo, de promover a sus cuadros y referentes políticos para que ocupen espacios de decisión en los poderes del Estado, en los medios de comunicación o, simplemente, frente a la opinión pública.”

La versión “privada” de Nodio, escrachó a “fachos derechistas” que escrachan “a zurdos populistas” -como para explicarlo de una manera coloquial y se entienda el desquicio-.

Aparecerían como “casualidades” sólo asociables por mentes “conspiranoides”, pero difícil es no caer en la conclusión de que, aunque es este momento político convulsionado, “alguien”, evidentemente, guiona la coyuntura. Al menos el grueso trazo de la película.

Recogiendo hilo

Lejos de la valentía y honestidad intelectual de quienes sostienen proyectos de transparencia institucional, como ICIJ o WikiLeaks, el micrositio del buchoneo chusmeril duró un par de horas en línea. Sus integrantes, bloquearon sus cuentas en redes sociales, para impedir acceso a quienes desearan probar la transparencia de los escrachadores organizados y bajaron el “micrositio” borrando datos de “caché” y dejando apenas los anuncios de la estrategia represiva “al distinto” en notas en el sitio EldiarioAr.com, sucursal de EldiarioES.com de España.

Mientras el COVID 19, amenaza con ser el virus de “Planificación Familiar” con el que sueñan los Gates, aquí, en la vecindad de las cloacas sociales en red, el humo “izquierda – derecha” se lleva puesto cualquier debate político, necesario, para encontrar salida a esta terrible crisis.

Lenguaje y prácticas violentas tienen, en tiempos de escuelas cerradas y circo abierto, la capacidad de generar la esperada “inmunidad de rebaño” pero no contra el virus sino con el pensamiento crítico, libre e independiente que hace tiempo no contagia discusión política alguna sin recurrir a vacunas ni tapabocas.