Que Cristiano Ronaldo marca tendencia, de eso no hay dudas. No por nada lo buscan las marcas más importantes.

Y un claro ejemplo de lo que genera el portugués a nivel marketing fue lo que ocurrió el pasado lunes, en la conferencia de prensa de la selección de Portugal, cuando decidió correr las dos botellas de una reconocida marca de gaseosas de la mesa y las reemplazó por una de agua.

Si bien inicialmente todo quedó en un simple mensaje de Cristiano para que la gente consuma agua y no gaseosas, la actitud del portugués le generó a la empresa, que es uno de los principales auspiciantes de la Eurocopa, perdidas millonarias.

Pero eso no fue todo, porque parece que el gesto de CR7 generó un efecto contagio, una mala noticia para las marcas aportantes. Esta vez el que siguió los pasos de Cristiano fue Paul Pogba, quien luego de la victoria 1-0 frente a Alemania por la Eurocopa, le tocó presentarse en la conferencia de prensa.

Antes de iniciar, el francés se acomodó en su lugar y, aunque dejó las botellitas de gaseosa como estaban, apuntó directamente a un porrón de cerveza que estaba ubicado a la misma altura y lo sacó de la vista de las cámaras.

La imagen, como era de esperarse en tiempo de redes sociales, rápidamente se viralizó y no fueron pocos los que interpretaron que la decisión de Pogba de retirarla tenía que ver con su religión. Hace unos años el francés reveló que se convirtió al Islam y la ley islámica prohíbe el consumo de intoxicantes, como las bebidas alcohólicas.

Aunque, en este caso, se trataba de una versión de la reconocida cerveza, pero sin alcohol. Sin embargo, aún sabiendo esto, seguramente también quiso dar un mensaje con su decisión de retirar la botella. En las redes, los más jocosos, también acusaron al francés de llevarse la cerveza para “tomársela después”.

Los que no deben estar contentos con esta nueva tendencia son los auspiciantes, que día a día reciben un nuevo golpe por parte de los protagonistas.

Las pérdidas millonarias de Coca tras el gesto de Cristiano

El mensaje de Ronaldo tuvo graves repercusiones para Coca-Cola. Cuando abrió el mercado bursátil en Europa, las acciones de la empresa cotizaban aproximadamente 56.10 dólares. Pero todo cambió tras la conferencia de prensa… Las acciones bajaron y se empezaron a vender por 55.22 dólares.

La caída inmediata fue de un 1,6%, que puede parecer poco… Sin embargo, la caída del valor de la empresa fue grande: pasó de valer 242 mil millones de dólares a 238 mil millones, en cuestión de minutos. ¡4.000 palos menos!